Instalar centros de última milla que acorten los plazos de entrega del producto al consumidor u otros distribuidores es uno de los grandes retos que las empresas de logística tendrán que asumir en 2021, tras los cambios de comportamiento que se han generado a raíz de la crisis sanitaria que se desencadenó el pasado año y que ha provocado una aceleración de la evolución del sector a todos los niveles.

La última milla se define como el tramo final que recorre la mercancía transportada hasta llegar a su punto de destino que, en este caso que analizamos, puede ser el consumidor final o un nuevo punto de venta. Un concepto que cobra cada vez más relevancia ya que representa un paso crucial en la logística, sobre todo, dele-commerce y la distribución al sector de la Hostelería, al incidir claramente en los costes y determinar la satisfacción del cliente.

Según el estudio “Logística de Última Milla. Retos y soluciones en España”, publicado el pasado año por Deloitte, la logística de última milla esun reto para la sociedad y las empresas que viven y operan principalmente en las grandes ciudades al provocar impactos cada vez más importantes en aspectos claves como la sostenibilidad medioambiental, la congestión urbana y la evolución del mercado.

En este sentido, hay que destacar la importancia de estos centros de última milla para lograr reducir los tiempos de entrega y, al mismo tiempo, los costes asociados al transporte y distribución de mercancía, que tanto están mermando la rentabilidad de muchas empresas.

Adaptarse al cambio y las nuevas necesidades

Según multitud de estudios relacionados con el comportamiento de los consumidores, más del 80% de los clientes no vuelve a comprar en una empresa que no ha cumplido con los plazos de entrega. Además, cada vez es mayor la demanda de una serie de servicios adicionales o añadidos comolos envíos exprés (en menos de 24 horas).

De ahí la importancia de invertir en este último eslabón de la cadena, considerado históricamente el tramo más lento e ineficiente de la misma y, al mismo tiempo, el de mayor incidencia en la satisfacción de clientes.

Las empresas, por su parte, como consecuencia de las nuevas necesidades y demanda, también requieren nuevos servicios o la adaptación de los mismos a los cambios que está experimentando el mercado. Hablamos de una mayor trazabilidad de los pedidos, de flexibilidad en los aprovisionamientos e inclusodepredicción de la demanda.

Optimizar la logística de la última milla

Al margen del aspecto tecnológico para la optimización de este último y vital tramo de la cadena de distribución, afrontar este reto de cara a los próximos años depende del grado de implicación de agentes y sectores, de la colaboración y de puesta en marcha de soluciones personalizadas para cada sector.

Así podemos hablar, según destaca Deloitte, de la conveniencia de establecer modelos que mejoren la elevada fragmentación en la distribución que afecta al sector de la hostelería,como puede ser el uso de proveedores logísticos externos, o de la necesidad del e-commercede responder ante retos como loselevados crecimientos de demanda a través de modelos quemejoren la eficiencia como, por ejemplo, los hubs urbanos.

En este sentido, en Frostpoint, Adame y Congelados en Casa ya hemos hecho los deberes. Contar con centros logísticos de última milla; trazabilidad y control de las mercancías; optimización de las rutas para que los pedidos lleguen en los plazos de tiempo acordados; o un servicio de atención al cliente personalizado, ya forman parte de nuestra metodología de trabajo.

 

Navidad es una época mágica y llena de ilusión para los consumidores, pues esperan tener bajo el árbol algún regalo como recompensa por haber sido buenos durante el año. Sin embargo, muchos desconocen la labor y el esfuerzo logístico que hay detrás.

 

Las empresas logísticas empiezan a planificar la llegada de la Navidad mucho antes de que esta anuncie su llegada. La planificación interna es primordial para que el proceso externo se ejecute correctamente. La llegada de Internet y su introducción en el mundo de la logística, ha ido evolucionando con el tiempo hasta desembocar en lo que ya conocemos como e-commerce. Este sistema avanza a pasos de gigante y a día de hoy, cada vez los consumidores demandan un seguimiento más exhaustivo de sus pedidos. Por tanto, la experiencia de compra comienza desde el momento en el que se realiza el pedido.

 

Contar con centros logísticos de última milla; trazabilidad y control de las mercancías; optimización de las rutas para que los pedidos lleguen en los plazos de tiempo acordados; así como contar con un servicio de atención al cliente personalizado, son algunas de las claves que toda empresa logística debe asumir e incorporar para ajustarse a las necesidades del consumidor actual.

 

En Frostpoint estamos al tanto de todas estas necesidades; por ello ya forman parte de nuestra metodología de trabajo. ¡Nos comprometemos a hacer magia en Navidad!

 

¡Nos leemos en el siguiente post!

No sabemos a ciencia cierta cómo serán aún estas navidades, pero es indudable que, en mayor o menor grado, podremos reunirnos y disfrutar de las cenas y almuerzos propios de estas fechas. A distancia, en pequeños grupos, sean almuerzos, meriendas o cenas, de igual manera, habrá que estar prevenidos, tal y como venimos haciendo cada año muchos de los que optamos por hacer la compra de productos típicos navideños con una determinada antelación. 

Adquirir ahora los productos que utilizaremos durante la celebración de las comidas de Navidad sólo conlleva ventajas y mucho más aún cuando la actualidad manda en materia de horarios, desplazamientos, aglomeraciones e incluso precios, con motivo de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Es ahora, por tanto, un excelente momento para hacer nuestra previsión y planificación de gastos de cara a las próximas navidades. Llenar la despensa y el congelador nos ahorrará más de un quebradero de cabeza.

Comprar de esta forma es una opción que no solo beneficiará a nuestro bolsillo, la calidad de los productos merma en muchos casos, los precios suben en muchos otros y el aumento de la demanda sólo provoca colas, aglomeraciones, estrés e incluso llegar a tener que conformarnos con productos que no son los deseados ante la falta de existencias propia de estas fechas.

bearfotos – Freepik

Mariscos, caldos, carnes, dulces, embutidos y pescados forman gran parte de nuestra dieta navideña. Saber conservarlos será la clave del éxito de los ágapes y comidas que queramos preparar durante las próximas semanas.

En este sentido, al margen de nuestra despensa, será fundamental saber cómo debemos conservar en frío los alimentos que adquiramos con anterioridad. Congelar productos de forma correcta y seguir el proceso de descongelación adecuado hará que nuestras comidas navideñas mantengan sus cualidades nutricionales y, al mismo tiempo, podamos consumirlas de manera segura.

Aquí no sólo entran en juego las pautas a seguir para congelar y descongelar en casa alimentos frescos comprados con anterioridad. Todos sabemos ya en mayor o menor grado cómo debemos proceder a la hora de mantener la cadena de frío del mercado a nuestros domicilios. También tenemos claros consejos para congelar en tiempo y forma y, posteriormente, descongelar sin que los alimentos se deterioren o pierdan sus características nutricionales. Pero, no obstante, otra de las opciones de compra que más nos planteamos en estos momentos de alarma sanitaria y restricciones, es la adquisición de productos previamente congelados, es decir, aquellos que van “de las cámaras de congelación a su frigorífico”.

Este es el lema de Congelados en Casa, plataforma de e-commerce formada por distintas empresas del sector de frío con vocación de ser una ventana digital a los productos de máxima calidad al alcance de clientes finales.

El consumo de productos congelados creció un 39% durante el confinamiento, aunque según la consultora Nielsen, su consumo ya había aumentado en 2019. Es decir, esta opción de compra se ha convertido en la gran aliada de nuestras cocinas.

Igualmente, la adquisición de productos online es uno de los recursos al alza que nos deja esta pandemia, con un crecimiento del 75% durante los meses en los que se implantó el Estado de Alarma. Una opción que, además, en el caso de la alimentación, ha llegado para quedarse ya que uno de cada cuatro consumidores afirma que seguirán usando este canal para realizar sus compras.

Optar por adquirir productos congelados para estas navidades parece que se presenta, por tanto, como uno de los modelos de comportamiento que más se repetirán entre los consumidores.

Las nuevas conductas adquiridas durante este periodo de crisis sanitaria, la falta de información sobre las actividades, formas de reunión o la movilidad que tendremos para las próximas fiestas, la incertidumbre, el miedo… convierten la compra de alimentos congelados en una de las prácticas que, sin lugar a dudas, arrasará en las estadísticas sobre consumo que se generen en los meses venideros dadas las facilidades y garantías que nos ofrece.

Además, para facilitar la compra de estos productos y convertirnos en los reyes de cualquiera de las celebraciones que nos permitan llevar a cabo esta Navidad, desde aquí os ofrecemos una serie de recomendaciones directamente seleccionadas de la plataforma Congelados en Casa.

Pescados, mariscos, carnes, entrantes y postres que llegarán a tu casa con la garantía que ofrece siempre Frostpoint.

Aperitivos

Mariscos y pescados

Cárnicos

¿Qué es la trazabilidad? ¿Para qué sirve?

Según la International Organization of Standardization (ISO), la trazabilidad se compone por ciertos procesos predeterminados que se llevan a cabo para denominar los diferentes lugares y procesos por los que va pasando un producto, desde su origen hacia su destino en la cadena de suministro. Es decir, la trazabilidad es, en definitiva, todos los procesos que un producto recorre desde que es fabricado hasta que es entregado en el lugar que le corresponda. Por tanto, se incluyen los componentes que conforman cada uno de ellos, así como los datos de suministradores y de distribución que pertenezcan a cualquiera de los productos.

trazabilidad en el transporte

¿Cuál es el objetivo de la trazabilidad?

El objetivo que siguen estos procedimientos es el de conocer la dirección y trayecto seguidos por cada artículo, para, de esta manera, saber cuáles son sus componentes y la procedencia de ellos, así como los tratamientos atribuidos al artículos, así como su proceso de distribución que ha seguido. Todas estas acciones son las que, posteriormente, van a posibilitar que optimicemos el producto a través de la información recabada y así poder brindar un producto de más calidad y provecho para el consumidor final. Es decir, conforma procedimientos para mejorar, verificar y asegurar los artículos.

 

Trazabilidad y Logística

Es un aspecto fundamental en la gestión de las operaciones de transporte, sin embargo, no es un elemento del que todo el mundo disponga o tenga implementado. La mayoría de las grandes o medianas empresas, con actividades o relaciones comerciales dedicadas mayoritariamente al transporte de mercancías por carretera, suelen dedicar la mayoría de su tiempo y recursos en realizar un seguimiento manual de los envíos: Esto no sólo genera retrasos en la gestión, sino que podría originar problemas generados a causa de no disponer fácilmente de información suficiente sobre el estado de estos, lo cual provoca una falta de seguridad en los procesos.

Más del 90% de los operadores logísticos que se dedican de forma habitual al transporte de mercancías por carretera en cortas distancias todavía no disponen de los equipos digitales requeridos para obtener información instantánea en relación a cómo y dónde están las cargas ni para acciones de digitalización de los albaranes de entrega. Esta situación tiene lugar debido a que la cadena de suministro del transporte de mercancías se compone por diferentes figuras, fragmentándose entre los diferentes proveedores de transporte que hacen de mediadores entre la primera fase del envío y la última milla. Dicho factor obviamente obstaculiza el procedimiento de realizar el seguimiento continuo de los envíos durante todo el proceso completo de cadena de suministro.

La saturación actual de nuestro mercado incita a los proveedores a subcontratar sus envíos para obtener ingresos extra, actuando como intermediarios. Este tipo de acciones, en caso de realizarse de forma inadecuada, reducen inevitablemente la calidad del servicio y pueden perjudicar a las compañías que necesitan enviar sus artículos y a los conductores cualificados que quieren realizar los envíos.

De esta manera, a través de la utilización de intermediarios las empresas reducen su poder en este sentido, esto significa, que lo más normal es que pierdan el control sobre sus albaranes de entrega.

De igual manera, contamos con la posibilidad de dividir la trazabilidad del producto en tres grupos fundamentales en la logística de la cadena de suministro:

  • Trazabilidad hacia atrás.Consiste en la información e identificación tanto de los productos que llegan a la empresa como del suministrador que la ha proporcionado. El sistema hacia atrás abarca, sobre todo, productos terminados, componentes y materias primas.
  • Trazabilidad interna.Se trata del seguimiento realizado a los productos dentro del negocio en lo relativo a todo lo que pueda terminar con cambios en el artículo para el consumidor. Esto también abarca acciones relativas al manejo de los artículos, su composición, la maquinaria que utilizamos, etc.
  • Trazabilidad hacia delante.Finalmente, entran los productos que se encuentran listos para su transporte con destino en la dirección proporcionada previamente por el cliente o una vez llegue al punto de venta establecido, por tanto, reúne información relativa a cuál es el producto que ha salido de la empresa y al lugar donde se ha entregado.

Esta práctica resulta muy útil para multitud de sectores, entre los que destacan la industria alimentaria o el sector de la construcción debido a la gran mejora que proporcionan en factores como la producción, la gestión de la calidad, menores costes ante posibles fallos o un servicio optimizado hacia el cliente, entre otros.

El resumen es que todos los miembros que participan en este mercado, ya seamos empresas, transportistas o intermediarios, necesitamos soluciones urgentes para poder hacer un correcto y ágil seguimiento del estado de los envíos sin la obligación de intercambiar un sinfín de llamadas y correos.

Por suerte, gracias a la digitalización y los avances tecnológicos, es posible efectuar un seguimiento en tiempo real de la localización de cada mercancía, desde el lugar de origen hasta el lugar de destino. También es posible mejorar otras operaciones tales como la utilización de huecos libres en los muelles de carga, el orden de los itinerarios y las acciones relativas al inventario y la producción, y demás.

trazabilidad alimentaria

 

¿Cuáles son los componentes de la trazabilidad?

Entre estos componentes se incluyen:

  • Los operadores que generan las bases de datos.
  • Los administradores que llevan a cabo este sistema.
  • Aquellas empresas encargadas de llevar a cabo la certificación del sistema.
  • Los dispositivos de identificación.

Asimismo, existen diferentes acciones a registrar con el objeto de hacer una lista de los artículos que han sido recibidos en el negocio, así como las operaciones realizadas y los productos acabados que salen de la empresa.

Algunos de los datos más importantes, de los cuales se recomienda llevar un registro actualizado es:

  • Artículos que se crean.
  • Manera de creación de esos productos.
  • Momento de creación.
  • Materiales que serán el componente principal de los nuevos productos, o sea, las materias primas.

Así, hemos podido comprobar que, para conseguir un correcto seguimiento de cierto producto o mercancía, lo primero será registrar toda la información referente al artículo tanto cuando se fabrica, así como en todas las variaciones que vayan surgiendo con el trascurso del tiempo al encontrarse en continuo movimiento por la cadena de suministro de nuestra empresa. Cabe la posibilidad de que este movimiento se realice de forma normal o en sentido contrario, como el realizado por la logística inversa.

En este sentido, hay un componente dentro de estos procedimientos que resulta de mucha ayuda para ello: el código de barras. Y es que, como es sabido por todos, los códigos de barras están compuestos por barras verticales y paralelas entre sí y una serie de números en la parte inferior. Estos dos factores nos ayudan a identificar el producto y clasificarlo, además de proporcionar información relativa del producto en cuestión.

Toda la información que hay en un código de barras están codificados. ¿Qué quiere decir esto? Pues que vamos a necesitar un dispositivo especial para poder leer esta información como, por ejemplo, un lector de estos códigos, que es el aparato especializado en descodificar la información que contienen los códigos de barras para proporcionarnos una información legible y útil para nosotros, que posteriormente interpretaremos.

En definitiva, es un factor que está bastante unido a las tecnologías y, en ese sentido, las webs, las redes de comunicación, los dispositivos tecnológicos, sistemas informáticos especializados en este sentido, entre otros, son de gran ayuda para mejorar todo el paso de las mercancías por la cadena de suministro hasta llegar al cliente.

 

¿Qué sistemas de trazabilidad existen?

Dentro del método que la constituyen como una adición de los procedimientos autosuficientes que posibilitan la obtención información de la cadena de suministro en relación con la ubicación, la trayectoria y el historial de dicho/s producto/s a lo largo de la cadena entera, lo cual se hace posible a través de vías encargadas de conseguir y procesar esa información. Por tanto, para obtener una información completa y detallada de todos los aspectos relativos a un producto necesitaremos combinar varias herramientas o sistemas de este tipo:

Sistemas de identificación.

Sistemas de identificación del producto, de materias primas o para grabar los chips RFID, entre otros.

Sistemas para la captura de datos.

Sistemas para información sobre materias primas, captura de información en planta y en almacén.

Sistemas para la gestión de información.

Sistemas para imprimir etiquetas, para grabar chips RFID, para almacenar la información capturada previamente o para intercambiar la información con los sistemas de gestión empresariales.

 

Interventores en las operaciones logísticas de transporte

Existen un sinfín de empresas que, pese a que no se trata de su actividad principal, necesitan utilizar servicios de transporte de mercancías a diario. Un ejemplo de ello son los retailers: este tipo de empresas se encargan de vender directamente a otras empresas a través de un modelo B2B o B2C, por lo que dependen del transporte en cualquiera de las dos direcciones que pueden tomarse: necesitan a sus proveedores para conservar sus focos de distribución o depósitos organizados y provistos y a su vez dependen de los operadores de transporte para sustentar sus puntos de comercialización finales.

Existen empresas que tienen una actividad principal más afín con el transporte: nos referimos a los transportistas y proveedores de transporte (los denominados “intermediarios”). Este grupo está formado tanto por los transitarios como por los proveedores logísticos y las empresas de transporte. Este tipo de empresa se ve obligada a brindar siempre un servicio de gran calidad, ya que necesita fidelizar a sus mejores clientes y atraer a nuevos potenciales. Es decir, este tipo de empresa debe mantener un ritmo firme de envíos y entregas de mercancías para que nunca se queden sin los artículos que necesitan. Por ello, no pueden permitirse el lujo de cancelar envíos, sea por los motivos que sea (como no disponer de suficientes vehículos), ya que necesitan tener una óptima ratio de entregas y recogidas realizadas a tiempo. Además, los albaranes de entrega deben confirmarse sin falta, ya que son imprescindibles y facilitan un enfoque activo y efectivo en relación a solucionar los inconvenientes.

 

Trazabilidad, ¿cómo implantarla en la empresa?

Pero la cuestión es que muchas personas se han realizado es “¿qué necesito para tener una buena trazabilidad en mi negocio?”. El implementar un sistema eficaz en el ámbito de la logística del transporte es aún difícil por diversos motivos. En primer lugar, nos enfrentamos a un sector industrial muy fraccionado donde los negocios no colaboran entre sí y no dan con las causas para cooperar en el desarrollo de un sistema de seguimiento estandarizado y efectivo que pueda aplicarse a todo el mercado. Para seguir, debido a esta situación la transparencia en el sector es escasa ya que los proveedores no facilitan a sus clientes el tiempo real sobre la ubicación de los pedidos, los transportes realizados o una información fiable.

La principal razón es debido a que las empresas que subcontratan a otros suministradores no quieren correr el riesgo de que sean los clientes que requieren sus servicios los que establezcan un contacto directo con los propios transportistas ya que podrían pasarles por alto y hacer ellos mismos el transporte necesario.

 

Trazabilidad: ¿por qué es tan importante?

La información sobre estos procedimientos es usada en todas las empresas que participan en operaciones logísticas de transporte. Están en el deber de todos los transportistas como de los intermediarios el asegurarse de que se gestiona de manera adecuada los envíos de sus clientes y de que estos cumplen con todo lo pactado sobre entregas y recogidas realizadas a tiempo. Después, por otra parte, se crea en los clientes la necesidad de poder acceder a un sistema que muestre estos procedimientos para poder asegurar que sus mercancías llegan siempre al cliente correcto y a tiempo para que el nivel de ventas se mantenga constante. Además, en un mundo como en el que vivimos el volumen de carga global es muy elevado y cualquier tipo de retraso supone perdidas en todas las partes involucradas. Es por ello por lo que estos procedimientos son fundamentales en toda la cadena. Mejora la productividad y optimiza las operaciones para garantizar un mejor servicio, así como retrasos o incidentes de cualquier tipo con el objetivo de que la carga siempre llegue segura.

Trazabilidad alimentaria

Por tanto, como podrás sacar en conclusión, estos procedimientos cuentan con muchas aplicaciones como un gran avance para nuestra empresa o negocio a modo de seguimiento de rastreo de los diversos artículos con los que trabajamos. En consecuencia de ello, se puede utilizar en diversos sectores o industrias. Uno de los sectores que más destacan es el de la industria alimentaria. Esto es así debido a que la gran parte de los alimentos tienen que configurar sistemas de seguimiento por norma. Y es que con la trazabilidad alimentaria se persigue la idea de dejar un registro constante del rastro por donde pasan todos los alimentos, a la vez que permitimos que el consumidor final obtenga toda la información correspondiente sobre dichos productos y la gestión de cualquier riesgo que pueda ocasionarse con los alimentos.

En conclusión, una trazabilidad adecuada y un seguimiento óptimo de la cadena de suministro va a provocar ciertas ventajas en lo relativo a los procesos logísticos relacionados con la expedición y con la recepción de la mercancía. Como breve resumen, podríamos comentar el objetivo principal de estos procedimientos como la coordinación y administración óptima de las acciones relacionadas con el control individual de cada partida y lote, así como de la evolución de dicha partida o producto, la detección y análisis de los problemas y el correspondiente perfeccionamiento de la administración de stocks y productos que se encuentran almacenados en nuestras instalaciones.

 

 

mapa Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía

La logística del frío gestiona mercancías altamente sensibles, productos corruptibles en condiciones no controladas que pueden dar lugar a una alerta sanitaria.

Este hecho provoca que las empresas que trabajan con frío se encuentren ante un doble desafío: a los retos de la logística 4.0 se les suman los particulares del sector. En nuestro artículo repasamos las principales áreas de trabajo a las que se enfrentan los responsables de logística en este sector:

Cuatro elementos para una gestión eficaz de la logística del frío

Las siguientes tendencias están transformando la forma de operar de las empresas dedicadas a la logística del frío:

1. Eficiencia energética en el diseño de almacenes y puntos de venta

La contención de los costes de almacenamiento y transporte es un objetivo común en todo tipo de cadena de suministro. Pero, en el caso de la logística del frío, la necesidad de mantener atmósferas controladas y de proteger la continuidad de la cadena de frío acarrea mayores inversiones tanto en almacenes como en vehículos industriales o en puntos de venta final.

En el caso del diseño de almacenes frigoríficos, se parte de la reorganización del espacio para evitar que el consumo energético se dispare. Para ello, muchas empresas optan por sistemas de almacenaje compactos (especialmente si tienen muchos palets de pocas referencias), instalaciones con estanterías autoportantes (que priorizan la altura) y la inclusión de materiales aislantes en la fase constructiva del almacén para evitar la pérdida de temperatura.

2. Control exhaustivo de procesos: temperatura, trazabilidad y movimientos de stock

El avance de las mercancías perecederas a lo largo de la supply chain transita por puntos críticos que amenazan con romper la cadena de frío. ¿Cómo paliar el riesgo que ello supone?

  • Mantener la temperatura bajo control en todo momento: el acortamiento de los plazos de entrega y las tendencias de la logística omnicanal también están presentes en el sector del frío, por lo que se hace imprescindible el control de las condiciones en las que se almacena y se transporta la mercancía. De ahí que se usen sensores especializados en la recogida y transmisión de estos datos a los softwares correspondientes.
  • Asegurar una rigurosa trazabilidad de mercancías: la tecnología RFID se está imponiendo cada vez más en la logística del frío debido a las ventajas que presenta para la identificación automática de mercancías. Estas etiquetas RFID contienen información esencial sobre el producto (lote de fabricación, caducidad, características…) y se comunican con los distintos software sin necesidad de contacto directo para su lectura.
  • Control de procesos exhaustivo: una gestión de stock deficiente en la logística del frío incrementa los riesgos de que la mercancía termine malográndose. Por ello, las reglas FIFO/FEFO se tienen que cumplir de forma estricta desde la fábrica hasta el consumidor. El software ha simplificado el manejo de ingentes cantidades de información y, en el caso del almacén, el SGA funciona como una excelente herramienta de control de stock.
Las estanterías móviles son una opción muy utilizada en los almacenes dedicados a la logística del frío
Las estanterías móviles son una opción muy utilizada en los almacenes dedicados a la logística del frío

3. Máxima rapidez en las operaciones de logística de frío: automatización

El uso de sistemas automáticos en el almacén ha mejorado notablemente la agilidad y la seguridad en la manipulación de productos perecederos en atmósferas controladas. A los versátiles transelevadores de palets o transportadores de palets, se añaden las siguientes soluciones:

  • Pallet Shuttle: en combinación con sistemas de almacenaje compactos, el Pallet Shuttle acelera las operaciones de reposición de stock y de expedición de la mercancía al ahorrar movimientos al carretillero.
  • Estanterías móviles: se usan sobre todo en cámaras de congelación con referencias de media y baja rotación, a las que no se accede con demasiada frecuencia. Compactan el almacén y aseguran un significativo ahorro de espacio y de costes.
  • Picking por voz: facilita la gestiones de picking en almacenes refrigerados donde los guantes pueden ralentizar el manejo de los dispositivos de lectura y escaneo.

4. La sensibilización y formación para profesionales a la altura

A pesar de las nuevas herramientas tecnológicas y de los cambios organizativos, hay un factor que no podemos pasar por alto: los profesionales. La logística del frío requiere de trabajadores que conozcan los procesos al detalle y que estén altamente sensibilizados para garantizar la cadena de frío desde su posición individual.

Por ello, el talento 4.0 también desempeña un papel importante en este reto, puesto que las nuevas tecnologías exigen cada vez más habilidades digitales a los trabajadores.

La cuenta del estado de alarma se salda con una reducción significativa en el sector transporte

Los efectos del confinamiento siguen notándose en muchas industrias meses después de la vuelta a la actividad. Así lo refleja la Encuesta Permanente de Transportes de Mercancías por Carretera, estimando una reducción en las toneladas transportadas de hasta un 52 por ciento desde que la pandemia llegara a España.

Elaborado por el Ministerio de Transportes, el informe revela que, si bien la primera quincena del estado de alarma acabó con una cuarta parte de las toneladas transportadas respecto al mismo periodo del año anterior, la segunda quincena fue mucho más dura para el sector. Estas semanas fueron testigo del mayor descenso en la actividad de los vehículos pesados españoles, con una caída del 52,5 por ciento en las toneladas transportadas y un 38 por ciento en las toneladas kilómetro producidas.

Tras este periodo, se observa un aumento de la actividad hasta alcanzar los valores similares al 2019 en la quincena del 24 de mayo al 6 de junio. Posteriormente, el descenso de la actividad vuelve a producirse tras esa quincena hasta principios de agosto, probablemente debido a la ralentización global de la economía.

Representantes del sector se han hecho eco de estas cifras, alertando de la situación de una industria que, si bien se ha enfrentado grandes crecimientos en relación a productos esenciales como alimentos, fármacos o productos esenciales, el volumen de trabajo se ha reducido notablemente en otros ámbitos como porta-vehículos, mudanzas, la distribución de piezas y recambios, combustibles o químicos, “poniendo en riesgo la viabilidad de muchas empresas”.

logistica-4.0

Estamos en plena era tecnológica. No es de extrañar que si ha envuelto todos los ámbitos que conocemos también tiene cabida en la logística. Actualmente hablamos de la logística 4.0.

A lo largo de la historia, todos los avances tecnológicos que han aparecido se han ido aplicando a la logística y al transporte.

Hace solo unos años para planificar cualquier viaje era necesario recurrir a una agencia de viajes. Debido a la complejidad que existía en agrupar conexiones de vuelos o trenes y el regreso, era necesario que nos lo programaran.

Evolución de la logística

Comparado con hoy donde con sólo una búsqueda en Google nos ofrece la posibilidad de combinar vuelos o trayectos a los destinos deseados.

No sólo eso sino aunando diferentes opciones horarias, económicas, recibir las tarjetas de embarque o hacer que te lleguen las alteraciones de vuelos a tu móvil. La tecnología ha conseguido una conectividad y flujo perfectas.

Del mismo modo que sucede en el transporte de personas, con la aparición de la Logística 4.0., estamos obteniendo el en transporte de cargas o mercancías una evolución muy grande.

Se hace un seguimiento del producto en tiempo real, con alertas y flujos de trabajo digitalizados, y todo ello centralizado.

¿Qué significa esto para el fabricante, el remitente y el agente logístico actual?

Básicamente que la planificación de una ruta desde el origen hasta su destino está evolucionando rápidamente hacia un proceso moderno y conectado.

Panorama actual en la logística 4.0

Antiguamente las rutas comerciales bien trazadas y preparadas han dominado el mundo del transporte marítimo. Es cierto que hace unas décadas la gestión de la cadena de suministro también estaba menos globalizada, estas rutas eran eficientes en ese momento pero no en el actual.

Por suerte la complejidad en expansión de rutas comerciales modernas se han encontrado con la expansión en la conectividad y la integración con la nueva logística.

Contenedores inteligentes, palets inteligentes, flotas conectadas digitalmente, puertos totalmente digitalizados y elementos que podemos consultar nosotros mismos con un simple móvil.

Para envíos procedentes de la otra parte del mundo, gracias al seguimiento digital, podemos saber en cualquier momento su punto exacto. Además conocemos otros factores importante como por ejemplo la temperatura dentro de los contenedores para asegurarnos de que nuestra carga llega en perfectas condiciones.

De lo anteriormente citado podemos hacernos una idea de la cantidad de datos que se obtienen de todos estos movimientos, recepciones, rutas, incidencias, etc…

Cuando hablamos de Logística 4.0 no hablamos sólo de datos, si no de darles significado y sentido.

Por ejemplo con la actualización del precio real de rutas podemos mantener costos bajos asegurándonos la capacidad de carga y sus condiciones con los costos más bajos del mercado.

Alquiler de vehículos, conductores, rutas disponibles, etc,  ayudan a las empresas a tener agilidad y flexibilidad a la hora del envío de mercancía y productos.

Beneficios de implantar la Logística 4.0

Al implantarse la logística 4.0 las comunicaciones tanto entre el emisor y el receptor aumentan. Provocando una gran capacidad de reacción ante el enfrentamiento de un problema, como puede ser una huelga mientras tu mercancía esta a bordo, o por ejemplo, la ocupación de espacio en un almacén cuando ese producto se esta necesitando justo en otro sitio.

Actuaciones que antes no se podían prever provocando en muchos casos retrasos, desperfectos en la mercancía transportada, y otros problemas que repercutían en costes económicos, ahora podemos controlarlos.

UNA BREVE HISTORIA DE LA CADENA DE FRÍO.

Cuando hablamos de la refrigeración tenemos que remontarnos a más de 2.500 años, a la cuna de la civilización, lo que hoy conocemos como Irak e Irán. La refrigeración cuenta su inicio desde la civilización Persa. En un clima tan complicado como es el valle del Tigris y el Eúfrates, los persas construían túneles de irrigación que desde las montañas les proporcionaban agua y enfriaba sus alimentos. También son célebres los conos de arcilla denominados Yakhcal que aprovechaban las bajas temperaturas de la noche y la evaporación para hacer hielo.

A pesar de las propiedades y beneficios de esta tecnología, no llego a extenderse masivamente, por lo que la mayor parte del mundo seguía dependiendo de la naturaleza para conseguir el hielo que en invierno se cortaba y almacenaba.

En el Valle del Indo y en Egipto se seguía dependiendo igualmente del enfriamiento evaporatívo para la refrigeración de alimentos y bebidas debido a la climatología de la zona.

No es hasta el siglo XVII en occidente, cuando la nobleza empezó a descubrir las virtudes del hielo. Construyendo edificaciones especiales llamadas casas de hielo, la fabricación de hielo se realiza a partir de la nieve. Eran construcciones subterráneas de ladrillo, con una bóveda en su parte superior y construidas normalmente al lado de fuentes o manantiales de agua y con un drenaje para evacuar todo el agua derretida. El mismo hielo almacenado ralentiza el proceso de descongelación y el aislamiento que ofrecen los bloques de ladrillo, además de paja y serrín mantienen baja la temperatura interior.

El uso del hielo y su aprovechamiento cruzó el Atlántico en el s.SVIII, y fue en América, donde el hielo dejó de ser un lujo exclusivo de la gente adinerada. Por los durísimos inviernos de América del Norte, el hielo se obtenía de manera rápida y sencilla. Para mantener el hielo se usaban cámaras frigoríficas realizadas con madera, los colones americanos comenzaron a conservar los alimentos creando así su propia cadena de frío.

No fue hasta 1851, cuando fue inventada la primera maquina de hielo, traída de Australia e inventada por un escocés, James Harrison, por compresión de vapor. En un primer momento utilizada para enfriar la cerveza, pronto este sistema fue optado por el sector de la carne.

Estas maquinas también fueron instaladas en barcos lo que permitió las exportaciones de fruta y carne de Australia por primera vez al resto del mundo.

Ya a mitad del siglo pasado comenzaron a surgir empresas de logística con nuevos métodos de transporte siguiendo la cadena de frío o refrigeración. Hasta este momento la refrigeración de mercancías era trabajo de los fabricantes o distribuidores. Sobretodo debido a las restricciones y las medidas de seguridad que suponían conservar los productos alimenticios, en perfectas condiciones para su consumo humano, sin ninguna posibilidad de contaminación.

Hoy en día los métodos de gestión en la cadena de frío han cambiado y en empresas como Frostpoint hacemos uso de la más moderna tecnología para conservar la calidad de los productos que transportamos hacia nuestros clientes.

Hoy en día conseguir hielo o refrigerar los alimentos está al alcance de casi cualquiera, pero no debemos olvidar, que la comodidad que nos brinda esta nueva normalidad tiene su origen en un proceso de más de 2.500 años.

Podéis encontrar la primera parte de esta historia en Adame Congelados

Los frigoríficos españoles están almacenando producto para el canal Horeca al que no pueden servir y sufren una alta rotación en productos de alimentación

La crisis sanitaria derivada de la pandemia del Covid-19 está poniendo a prueba la cadena logística del frío en España. Los niveles de ocupación de los almacenes frigoríficos españoles son muy altos, según los colectivos del sector, que están lidiando con diversos problemas que está sufriendo el transporte a temperatura controlada en nuestro país. Las dificultades y desequilibrios en el transporte de mercancías refrigeradas han aportado una tensión inesperada a las instalaciones frigoríficas.

 

Los niveles de ocupación de los almacenes españoles se sitúan entre el 80% de los más bajos hasta llegar al 100% e incluso el 120% de capacidad en algunos frigoríficos situados en zonas de gran demanda. Por un lado, los almacenes que ofrecían servicio al canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), se ven en la necesidad de almacenar producto para su venta posterior, no solo de aquellos que no tienen salida, sino también de las compras que se realizaron antes del inicio del estado de alarma y estaban de camino en contenedores marítimos o fletes comerciales.

 

Y por otro lado, las plataformas destinadas principalmente a la distribución alimentaria han sufrido una enorme rotación de productos con el consiguiente almacenaje en gran volumen para mantener la tensión de la cadena de suministro y evitar roturas de stock. Pan, incluyendo bollería, los lácteos (yogures, quesos y loncheados), los pescados congelados y la carne y la verdura a granel son los principales productos más almacenados. En el lado opuesto, los mariscos que tienen “movimiento cero” según colectivos del sector.

 

Apuntamos a espacios que puedan quedar libres en zonas céntricas para reconvertirse en puntos de recogida

La crisis del coronavirus ha “acelerado” la demanda de espacios logísticos, locales y naves en las coronas metropolitanas. Destacamos que más allá de una “tendencia coyuntural”, se espera que la situación se mantenga más allá, en función de los nuevos hábitos de consumo.

La evolución del comercio y los hábitos de consumo van a reforzar este comportamiento en el terciario. Además, muchos locales y espacios que ahora pueden quedar libres en zonas céntricas de grandes ciudades pueden reconvertirse en puntos de recogida y gestión logística.

Más actividad del ‘e-commerce’

La Organización Empresarial de Logística y Transporte cifra en el 50% el incremento de los envíos procedentes del e-commerce en las últimas semanas a raíz de la pandemia de coronavirus y la restricción de movimientos por el estado de alarma. Así,  destacamos que estos cambios se traducen en nuevas necesidades inmobiliarias.

Las operaciones en marzo y abril siguieron la tendencia alcista de los meses anteriores pese a la reclusión y las búsquedas de naves se dispararon un 40% en ambos meses respecto a los dos primeros meses del año.
En cuanto a los inmuebles más demandados, sube la búsqueda de naves principalmente en las provincias de Toledo (+560%), Navarra (+160%), Segovia (+150%), Teruel (+150%) y Albacete (+130%), comparando las búsquedas durante el confinamiento con las de antes del Covid-19. Este incremento en búsquedas de naves se da especialmente fuera de las principales ciudades, en las coronas metropolitanas (+700% en Illescas a las afueras de Madrid o +300% en Reus, Tarragona).

Uno de los grandes afectados por el cambio en el ámbito de comercio minorista serán los centros comerciales, que poco a poco se prevé que vayan adaptando su actividad a las nuevas necesidades y demandas del mercado.