blockchain

El Blockchain que es una tecnología que tiene como objetivo cambiar la manera en que la industria logística trabaja actualmente hacia un nuevo modelo de colaboración descentralizado.

¿Qué es el blockchain?

La cadena de bloques (Blockchain) es lo más parecido a una base de datos gigante que está permanentemente interconectada y sus nodos forman una estructura de datos inmensa.  Estos nodos, además de lo que compone la cadena de bloques, los partícipes y gestores de la base de datos, de manera que las gestiones se descentralizan y cada participante puede gestionar personalmente cada transacción, teniendo la llave con la que puede entrar y tramitar.

El Blockchain es una red interconectada por nodos que siguen cuatro características básicas: es pública, anónima, descentralizada y abierta. Es la tecnología que permite el funcionamiento de las criptomonedas como el Bitcoin, Ether, Litecoin… Aunque se puede utilizar en multitud de ámbitos y sectores como es caso del logístico.

Permite que varios intermediarios de la cadena logística puedan operar e intercambiar información manteniendo un histórico inalterable, al mismo tiempo que puede operar de una forma global, permanente y sin organismos centrales, lo cual permite que la información de la cadena logística funcione con mayor eficiencia.

Es adecuado para proyectos en los que se requiere almacenar, de manera creciente, información ordenada en el tiempo, sin posibilidad de viariación ni revisión y cuya confianza pretenda ser distribuida, en lugar de residir en una entidad certificadora.

Tiene tres enfoques principales:

  • Almacenamiento de información
  • Transmisión de datos
  • Confirmación de la información

 

La seguridad del Blockchain en logística

Llegados a este punto, puede que te preguntes, ¿qué es lo que hace del blockchain un sistema tan seguro?

Pues bien, para conseguir una visión más clara de en qué aspectos nos podrá reportar una mayor garantía, planteamos a continuación algunos de los que cuentan con mayor importancia:

Transparencia.

El procesamiento de datos registrados de forma automática en todos los departamentos de la empresa, todos los empleados o trabajadores implicados en la cadena de suministro tienen acceso a esos datos de forma inmediata.

Hay una serie de ventajas como transparencia, ya que todo queda registrado de forma simultánea. El sistema es sólido al no permitir cambios a posteriori, aunque sí da la posibilidad de meter más datos.

Confianza.

De la mano de la transparencia va la confianza, puesto que todo el personal logístico comparte una misma información, por lo que resulta innecesaria la intervención de terceros para verificar los datos del sistema.

Proporciona confianza al tratar con varios sistemas que comparten la información, y de esa manera, el encriptado protege los datos y favorece la intimidad y el anonimato de los participantes.

Encriptación de datos.

Cabe la posibilidad de codificar los datos recabados en el blockchain con el objetivo de conservar el anonimato o intimidad de los individuos involucrados en la cadena de suministro.

El Blockchain y el uso transitario

En el tema del comercio internacional, es un proceso con distintos agentes y un gran volumen de documentos. El Blockchain plantea una red con todas las partes implicadas en la cadena quedando identificados por un documento electrónico que se valida al instante sin que haya una tercera persona que lo certifique. Los errores se minimizan y los trámites se reducen al contar con una base de datos sólida, segura y compartida.

Características del blockchain

  • Un ledger distribuido donde la blockchain es una base de datos desarrollada y descentralizada, resguardada criptográficamente, en la cual cada nodos cuenta con una copia de todos los datos almacenados.
  • Es un ámbito colaborativo donde conseguimos reducir el roce entre los diferentes integrantes en función de unas determinadas reglas bien definidas y fácilmente comprensibles y adoptables, sin que se requiera de un gran empeño para conseguir un trato.
  • Es un sistema transparente en el que cada una de las transacciones se registran y se podrían consultar públicamente, siendo posible hacer un seguimiento en la red.
  • Red de confianza que reside en el consenso entre participantes, sin que exista la figura de un tercero.
  • Sistema inmutable, ya que, una vez se introduzcan las transacciones, no es posible modificarlas por parte de ningún miembro de la red ni ningún administrador.

Uso del blockchain en el transporte de mercancías

En el transporte terrestre de mercancías existen distintos intereses con el fin común del incentivo de la colaboración y la transparencia entre participantes de la cadena logística. Casi todas las propuestas están orientadas en las empresas de desintermediación, consiste en una red de blockchain que conecta a transportistas con consumidores finales.

Aplicaciones del blockchain en la logística

La tecnología Blockchain empieza a presentarse en el sector logístico a través de cuatro categorías: comercio internacional, transporte terrestre de mercancías, trazabilidad de producto y reparto de última milla. Tiene la capacidad de cambiar la manera en que la industria logística ejecuta sus intercambios comerciales. Ubicar el origen de los productos en una cadena de suministro, es ineficiente en muchos casos o imposible en otros tantos, debido a la magnitud y complejidad de las misas. Hace posible realizar dicho seguimiento garantizando las procedencias y evitando la corruptibilidad del sistema, de una manera:

  • Automática: Prescinde de intermediarios, gracias al uso de las redes de pares.
  • Sólida: Descentralizado y público.
  • Segura: Los datos está encriptada. La autenticidad y transparencia, garantizan la inmutabilidad de la información.

Estas características, gracias a la utilización de la tecnología blockchain, en la industria logística (transitarios, consignatarios, operadores, aduanas, distribuidoras, etcétera) permiten aportar los siguientes beneficios:

  • Ahorrar tiempo y dinero, pues desaparecen las ineficiencias en el sistema, la documentación en papel, así como los procesos manuales realizados por humanos.
  • Más confianza y transparencia entre proveedores, clientes, colaboradores y consumidores, pues cualquier información que se quiera modificar en la cadena de bloques, debe estar consensuada por todos
  • Trazabilidad punto a punto de la cadena de valor para todos los participantes.

El Blockchain y la trazabilidad.

Mediante del blockchain se establece la posibilidad de que quede constancia en todo momento del estado de un determinado artículo o mercancía sin importar la fase de la cadena de suministro en la que se encuentre ni quién sea la persona encargada de su manipulación.

Por ejemplo, podríamos realizar el transporte de una determinada mercancía estableciendo una huella digital mediante la cual obtengamos multitud de información relativa al producto y cuya alteración de cada partida sea práctica o totalmente imposible, al que puedan acceder únicamente las personas involucradas en dicho transporte.

 

¿Cuáles son las expectativas del sector frente a Blockchain?

El blockchain es una tecnología innovadora y tiene una potencia disrruptora en múltiples sectores. Pero aún hay muy poca información respecto a dicha tecnología entre casi todos los participantes del sector logístico.

El estudio The 2018 3PL Study se bases en una encuestas realizada durante el año 2017. El 62% de los operadores logísticos y el 66.8% de sus clientes, respondieron que no tenían conocimiento suficiente sobre esta tecnología para calificar su gran potencia. Un 13% de ambas partes ha respondido que se ha informado pero que prefiere esperar a estudiar los resultados de los primeros en adoptar el uso del blockchain. Solo un 6% de los operadores logísticos y el 2% de sus clientes afirma que este nuevo sistema de gestionar la información cambiará el funcionamiento del sector logístico. Con estas cifras queda claro que entender y facilitar el acceso a la tecnología, puede ser un factor determinante y distinguido en la propuesta de valor de un operador logístico o cualquier empresa de transporte.

 

tecnologia logistica

Caso de uso de blockchain en el comercio internacional

El comercio internacional de bienes lleva a cabo operaciones logísticas transaccionales en las cuales actúan gran número de compañías de todo tipo. Asimismo, debido al movimiento de los productos es necesario administrar flujos de datos y dinero. Actualmente, el blockchain se establece como un sistema para descentralizar, aportar confianza y aumentar la eficacia entre las operaciones.

Ahora los importadores y exportadores tienen la posibilidad de unirse mediante el ecosistema fundamentado en la red de esta tecnología para la gestión de las transacciones comerciales internacionales posibilitando la conexión de bancos, operadores logísticos, aseguradoras y gobiernos. Para concluir, el fin último es conectar a todos los involucrados, de forma que se pueda aumentar el ritmo de los distintos procedimientos a través de la utilización de los contratos inteligentes en la gestión de operaciones.

 

Otro ejemplo de caso de uso es la aplicación en el transporte terrestre de mercancías. Alrededor del transporte terrestre de mercancías están agrupados diferentes utilidades con el mismo objetivo de fomentar la colaboración y la cooperación entre los participantes de la cadena de suministro y logística. Casi todas las iniciativas están orientadas en las empresas de desintermediación, en el que una red de blockchain conecta a transportista con clientes finales.

Principales obstáculos al implementar Blockchain

Pensamos que la tecnología de Blockchain suficiente potencia para cambiar las reglas del juego en la logística pero a la hora de la verdad, su aplicación puede ser muy lenta y sobre todo elevadamente costosa.

El principal problema que tiene su implementación es la falta de un estándar de mercado que establezca el formato y contenido de los datos que se comparten. El sector del transporte y la logística es un sector muy competitivo, donde los participantes hacen todo lo posible por no compartir su información la cual confidencial y no quieren compartir con sus competidores. El hecho de poder tener cadenas de datos privadas donde solo los miembros tienen acceso a esa información, si cualquier usuario final, cliente o institución reguladora necesitase de esa información le sería imposible, se necesita un estándar público que sea compatible con los blockchain privados. Sin este estándar no vemos factible la escalabilidad de la tecnología.

Además hay otro problema notable, es que la información no pueda cambiar, pero no garantiza la veracidad sobre la misma. Se parte de la base que la fiabilidad de cada miembro de la cadena se comprueba con el acceso al histórico de sus operaciones y que estas hayan sido comprobadas por el resto de los participantes. Pero si uno de los miembros no tiene el historial o ha mentido en los datos de sus transacciones no existe un forma exacta de verificación inicial. Es necesario entonces una entidad externa a la cadena que realice las comprobaciones lo cual incrementa considerablemente los costes y añade más intermediarios.

Blockchain en la logística
Creemos que la barrera de la información será una de las más difíciles de superar para asegurar el éxito del blockchain en el ámbito logístico. De momento somos muchos los interesados, pero muy pocos son los que tienen el conocimiento técnico para desarrollar esta tecnología. La gran inversión en formación de personal puede ser un gran problema para las empresas de logística y solo estarán dispuestas a hacerlo aquellas que vean una propuesta de valor clara para su negocio y clientes.

De momento nos encontramos en una etapa muy prematura del desarrollo y del funcionamiento de esta tecnología en la cadena de suministro. El interés comienza a apreciarse y según IBM, se cree que supondrá un ahorro de miles de millones de dólares para el sector , pero quedan algunos obstáculos complejos que superar para que la tecnología sea realmente escalable, accesible para cualquiera y alcance todo su potencial.

 

Como afectará el blockchain a las pymes y autónomos: transportistas, repartidores y otros profesionales.

Desde el punto de vista de un pequeño proveedor de servicios de transporte, algo muy normal en dicho sector formado por miles de autónomos, el impacto que se espera va a estar limitado y principalmente se verán perjudicados por acciones relacionadas con la capacidad de blockchain para establecer modelos sin intermediar y para llevar a cabo nuevos niveles de confianza entre los participantes. Por tanto, los cambios fundamentales que producirá el blockchain son los siguientes:

  • Limitación de intermediarios. Se utilizarán las capacidades de confianza para crear una comunidad que se gestione así misma, con reglas unívocamente definidas, de obligado cumplimiento para todos los participantes. Además, mediante el uso de Smart Contracts se definirán las reglas de negociado entre los distintos participantes y se automatizarán los procesos entre compañías.
  • Identidad digital. Comprobación automática de la documentación legal en regla, a través de una identidad digital unívoca y segura.
  • Mejora de la confianza entre actores. Establecer relaciones basadas en la confianza entre los participantes de la cadena, registrando de forma inalterable las transacciones entre ellos en una red blockchain.
  • Caracterización de proveedores. Mostrar de forma creíble el histórico de las operaciones de los clientes y proveedores, como garantía de calidad y fiabilidad de sus servicios, ofreciendo una imagen fiel de la realidad de cada proveedor como por ejemplo el número de operaciones realizadas, entregas satisfactorias, incidencias, tiempos medios de entrega o satisfacción del consumidor.

Se puede concluir indicando que esta tecnología se presenta como una gran oportunidad a la hora de mejorar las condiciones de trabajo y la operativa diaria de los transportistas autónomos y todo los involucrados en el sector, en línea con el cambio cultural de los últimos años y el auge de la economía colaborativa y desintermediada.

 

Fuente: TRANSEOP

cadena de frio

Pronto llegará la primavera y con ella el aumento de temperatura ambiente, que llega a su máximo en el mes de julio. En Madrid, al sol, un vehículo supera fácilmente los 40ºC; con este aumento de temperaturas se agudiza el problema del mantenimiento de temperatura en el transporte y distribución de alimentos a nivel local, donde frecuentemente el número de entregas superan los 40 puntos por vehículo y día.

La Reglamentación Técnica Sanitaria de transporte de alimentos a temperatura regulada, y el Acuerdo sobre Transportes internacionales de Mercancías Perecederas y vehículos especiales utilizados en estos transportes (A.T.P.), establecen 2 tipos básicos de vehículos en función de la fuente de frío utilizada:

  • Frigoríficos: Disponen de un dispositivo de producción de frío.
  • Refrigerantes: No disponen de dispositivo de producción de frío; en su lugar presentan una fuente de frío como por ejemplo, hielo, placas eutécticas o gases licuados.

La diferencia fundamental entre ellos es que mientras en los frigoríficos se puede decir que el frío que producen es inagotable, en los refrigerantes su frío se agota con el paso del tiempo. Tal vez sea éste el motivo por el que la mayoría de los transportistas de vehículos que se deciden a realizar distribución de alimentos a nivel local, se decantan por la colocación de un equipo frigorífico antes que de uno refrigerante. Otros transportistas utilizan vehículos ISOTERMOS, los que ni siquiera tienen fuente de frío. Esto es admitido por la legislación, aunque bajo algunos condicionantes como son:

  • La duración del transporte será limitada o la temperatura ambiente próxima a la exigida para los alimentos en cuestión.
  • Siempre en el momento de la descarga la temperatura de los productos estará dentro de la exigida para ese producto en su legislación aplicable. Este último requisito hace prácticamente insostenible la utilización de los vehículos sólo isotermos en verano, salvo que a dicho vehículo se le añada una fuente de frío adicional, por ejemplo hielo en productos de la pesca, o PCM (materiales de cambio de fase, esto es, los típicos bloques de plástico autorizados para alimentación conteniendo líquido refrigerante).

Una vez descartados los vehículos isotermos¿qué es mejor?, ¿un potente equipo frigorífico reforzado FRC, que además, al menos teóricamente, puede funcionar de forma independiente al motor?, o por el contrario ¿un vehículo refrigerante, que en la actualidad prácticamente sólo se utiliza para productos ultracongelados y helados?

Si usted ha respondido que prefiere un moderno equipo frigorífico reforzado tipo C (FRC), le diré que está usted en lo cierto, siempre y cuando cumpla con varias premisas:

  • El equipo debe encenderse como regla general al menos media hora antes, con el fin de preenfriar la caja del vehiculo.
  • Y además debe dejarlo encendido hasta la última entrega de la mercancía.
  • También debe regularlo por debajo de 0ºC, ya que si la temperatura exterior fuera de 40ºC al sol, el vehículo se calentaría y el aire que entra cada vez que usted abra las puertas para descargar, será aire a esa temperatura. El hecho de regular su equipo para alcanzar temperaturas por debajo de 0ºC, le puede ocasionar algunas incidencias en la carga de mercancías perecederas, como la desecación de las piezas donde incida directamente el caudal del aire frío o también la congelación de dichas piezas, si dicho caudal es lo suficientemente frío para producirla, causando defectos de calidad en los productos. Estos defectos pueden prevenirse mediante una adecuada estiba o colocación de la mercancía en la caja del vehículo.

Tiene que tener en cuenta que si su equipo de producción de frío no funciona de forma independiente al motor, cuanto más tiempo esté parado, más frío va a perder. A modo de ejemplo, si la media de cada parada es de sólo 5 minutos, durante una mañana en la que usted haya servido a 40 clientes, habrá tenido el equipo sin funcionar un total de 3 horas y 15 minutos. En otras palabras, la experiencia nos dice que estos equipos funcionan bien siempre que el número de entregas sea escaso.

Si usted ha respondido que prefiere un vehículo refrigerante, le diré que también está en lo cierto, ya que curiosamente este vehículo o contenedor tiene la ventaja de que la fuente de frío no se apaga con el motor, y además no hay tanta transferencia de calor por convección; recuerde que las sustancias que se utilicen debe estar en concordancia con la temperatura del alimento que intentamos mantener en la caja del vehículo.

Así pues ¿vehículos refrigerantes o frigoríficos?

Influyen demasiados factores para dar una respuesta concreta. Si bien se conocen las fórmulas de la física que nos permiten saber qué cantidad de frigorías debe tener un equipo frigorífico para ser clasificado posteriormente dentro de un tipo A,B,C,D,E ó F; se desconoce el resto de elementos, como la masa inicial que se carga, la temperatura de carga del alimento, la masa de entrega media del producto por punto, números de puntos de entrega, tiempo que el equipo va a estar desconectado durante las entregas, superficie de intercambio del alimento, etc.

Pero ¿hay alguna forma de asegurar que los productos no sobrepasen las temperaturas para el transporte? Pues sí, la única forma que tenemos para garantizar la cadena de frío es usar fuentes de frío que no dependan del motor del vehículo. Aquí entran en juego los PCM, que no son nada nuevo, de hecho en la mayoría de los hogares existen estos PCM en sus neveras (esos geles de color azul que usamos para llevar los refrescos fríos al campo, eso son los PCM, que los hay de varios tamaños y temperaturas de fusión); su uso está especialmente recomendado en aquellos equipos frigoríficos que por el número de entregas o por la poca cantidad de alimentos que se transportan o gran superficie de los mismos, el equipo de frío no es suficiente. Su mayor aplicación estaría dentro de los vehículos isotermos, ya que aportarían la fuente de frío necesaria para mantener constante una temperatura adecuada.

En definitiva, la única forma de asegurar la temperatura en el transporte de productos perecederos es aportar más frío que el calor que se gana debido a las elevadas temperaturas ambientales en verano. En el caso de que su equipo no aporte las frigorías suficientes, use PCM como fuente adicional de frío.

 

Fdo: José Raul Ciruelos Serrano. Departamento de inspección central, aguas de consumo y transporte alimentario

 

Fuente: MadridSalud

almacen Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía
La aplicación del frío es uno de los métodos más extendidos de conservación y es aplicable a la industria de alimentos, productos sanitarios y farmacéuticos. Este método se basa en el descenso de las temperaturas para inhibir el crecimiento y proliferación de microorganismos y agentes alterantes de forma total o parcial.

Existen dos tipos de conservación a través del frío:

  • Congelación: es un método de conservación de largo plazo. Las temperaturas utilizadas son inferiores a los 0 °C.
  • Refrigeración: es un método de conservación de corto plazo (horas, días, semanas). Las temperaturas se encuentran por encima de los 0 °C y menos de 10 °C.

La logística de frío, como se conoce en el medio a los productos de congelación o refrigeración, se define como la serie de elementos y actividades necesarias para garantizar que la calidad de un alimento, producto sanitario o farmacéutico, se conserve a lo largo de toda la cadena de abastecimiento.

Estos elementos lo componen el transporte primario y secundario, almacenes de frío, áreas de almacenaje y los anaqueles de venta.

El transporte se posiciona como el elemento clave, ya que es el de mayor riesgo debido a la exposición del servicio (descompostura del camión, mal funcionamiento del termo o simplemente mala operación del vehículo). Las líneas de transporte especializadas en frío son pocas en la actualidad y existe una oportunidad inmensa de desarrollo de este servicio para los próximos años.

almacen Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía

Gasto e inversión en la cadena de frío

La distribución de un producto de refrigeración implica el doble de gasto de un producto seco y el cuadruple de gasto para distribuir un producto congelado. Debido a esto, las empresas buscan establecer caminos eficientes de distribución a través de logística propia o a través de terceros. Las áreas de oportunidad en esta cadena de distribución siguen siendo muchas y lo interesante es profundizar para alcanzar el cámino lo antes posible.

Invertir en infraestructura de frío en la actualidad representa una de las inversiones más importantes de la cadena de abastecimiento, el beneficio de esta inversión requiere una eficiente distribución del producto hacia el consumidor final, es decir, implica que toda la cadena permanezca sin romperse.

Los estudios de red y el dimensionado correcto de una instalación proyectada de 2 a 5 años son parámetros de análisis suficientes para determinar la rentabilidad de invertir en infraestructura propia o hacerlo a través de operadores logísticos, que pueden mitigar gastos con otros clientes.

Los beneficios son importantes siempre y cuando se pueda establecer el mejor modelo de negocio con la mejor rentabilidad, es necesario establecer estos parámetros en cualquier tipo de inversión. En la actualidad se buscan retornos de inversión que no rebasen los 3 o 4 años de repago como máximo, para evitar elefantes blancos transformados en grandes inversiones.

La logística de frío tiene mucho futuro, se espera un crecimiento del 200% del volumen (según cifras dentro del Retail) que se consume en la actualidad para los próximos dos años y en definitiva será necesario cambiar la estrategia logística para soportar dicho crecimiento.

Fuente: Interempresas