Entradas

La cuestión más importante en la distribución en frío es el mantenimiento de la cadena y condiciones de baja temperatura durante todo el proceso logístico desde la recepción del pedido y hasta la entrega del producto.

Es esencial mantener constante la temperatura y al mismo tiempo hacer un seguimiento del estado de los productos, sobre todo los más sensibles a los cambios de temperatura.

Esta “obsesión” no es fortuita, se debe tanto al mantenimiento idóneo de las condiciones y características de los propios alimentos como al incremento de su vida útil y posibilidades de entrega y disfrute cara a los consumidores.

Pues bien, el incremento exponencial del comercio electrónico en estos últimos tiempos se ha convertido en una prueba sin precedentes tanto para los productores y fabricantes como para los retailers de alimentos.

La demanda ha crecido en muchos casos, no ha caído, pero el verdadero reto ha sido, y seguirá siendo en tanto en cuanto determinados hábitos de compra y consumo han legado ara quedarse, la distribución, el dominio de la logística y la eficiencia en el proceso y la capilaridad de reparto: el margen de beneficios del canal online de alimentos y bebidas es justo, generalmente oscila entre el 2 y el 4%, y si restamos los productos perecederos que se quedan por el camino y los costes de última milla, puede convertirse más en un quebradero de cabeza que en una oportunidad.

¿Cómo se le puede hacer frente a esta realidad desde la distribución en frío de alimentos?

 

El correcto almacenamiento, la mejora de las condiciones logísticas y de mantenimiento en ese almacén, además de la implementación de herramientas y software que mejoren la trazabilidad de los productos productos alimenticios, serán las claves para aumentar la competitividad de este sector: cerca del 40% de los alimentos listos para consumir se pierden en algún momento del proceso logístico del proceso de compra.

Tanto si son instalaciones brownfield como greenfield, se requiere hoy en día que esa implementación equilibre la eficiencia energética y productividad ya que con varias áreas donde la temperatura incide de diferente manera, la adaptación de cada metro cúbico impacta en mejorar los márgenes de beneficio del sector.

La automatización y el picking, ya tratado en este Blog, son los otros retos que podrán mejorar bastante los intervalos de beneficio que a las empresas de producción y distribución de alimentos les rente el comercio electrónico y reparto a domicilio: la manipulación incorrecta de los productos hace perder bastante margen a esta actividad y para es la automatización una pieza clave para sortear este desafío.

Es en ese punto donde entran empresas altamente cualificadas y especializadas en el reparto de productos alimenticios en frío, como Frostpoint, con ruteros capilarizados, gestión de tiempos monitorizada de principio a fin, flota propia adaptada y una gestión de la logística en almacén eficiente y controlada al detalle, marcan la diferencia para un mayorista de la alimentación.

 

 

 

Los datos de la epidemia de coronavirus, disparados de nuevo, llevan al consumidor a reactivar la operación despensa y hacer acopio de productos básicos por miedo a un nuevo confinamiento. La situación meteorológica alimenta aún más esta psicosis.

Tambores de confinamiento: vuelve el miedo al desabastecimiento

La Covid-19 disparada, vuelta de vacaciones y además un temporal de frío y nieve en todo el país. Son ingredientes más que de sobra para que se forme una tormenta perfecta que vuelva a llevar al consumidor a acudir al supermercado a hacer acopio de alimentos y productos de primera necesidad.

No ha pasado ni un año, apenas 10 meses, desde que os contamos cómo se disparaban en España las compras de pánico: consumidores que dejaban vacíos los estantes del súper en busca de alimentos no perecederos, gel desinfectante de manos o el sorprendente caso del papel higiénico.

Lineal vacío en Mercadona el 11 de marzo de 2020

Lineal vacío en Mercadona el 11 de marzo de 2020

La imagen (insistimos, del pasado mes de marzo) corresponde al lineal de legumbres del supermercado, uno de los más ‘asediados’ por la psicosis del consumidor. El tuit que recogemos a continuación no es del mes de marzo, sino de esta misma semana. Quejas de un consumidor al encontrarse los lineales del súper vacíos Fue el pasado día 4 de enero, en vísperas de la festividad de Reyes (la proximidad de vacaciones alimenta aún más el acopio).

Expertos consultados por Food Retail nos confirman que durante estos días se han disparado en páginas especializadas las búsquedas de aceite, galletas, arroz, agua, conservas y congelados. “No tenemos constancia de un especial pico de demanda de papel higiénico”, responden al ser cuestionados sobre los paralelismos entre la situación actual con la del mes de marzo.

En cuanto a la pandemia de coronavirus, este viernes hay ocho regiones en España con una incidencia acumulada de más de 300 casos por cada 100.000 habitantes, Madrid ha vuelto a decretar nuevos cierres perimetrales en nuevas zonas y municipios de la comunidad, Castilla y León habla de restricciones hasta el próximo mes de mayo… Fuera de España, Alemania y EE.UU. han registrado el récord de fallecidos en un día, con 1.188 y más de 4.000, respectivamente. En resumen, estamos ante una nueva ola de Covid-19 que ya hace que empecemos a pensar en la posibilidad de un nuevo confinamiento duro, como el que vivimos entre marzo y mayo. De momento las autoridades niegan esta posibilidad, pero la experiencia nos aconseja no fiarnos demasiado de la palabra de nuestros responsables políticos. El consumidor lo sabe y se lanza a hacer la compra “por lo que pueda pasar”.

LA BORRASCA ‘FILOMENA’ Y EL BOOM DE LA SAL

Por si el coronavirus fuera poco, este viernes estamos comprobando de primera mano que las previsiones meteorológicas no se equivocaban al hablar de “la gran nevada” que está dejando la borrasca Filomena. Con zonas de España acostumbradas a ver la nieve en las películas, nos encontramos con dificultades de movilidad que, unidas a los cierres perimetrales, disparan la ansiedad por tener la despensa llena ante el miedo a no poder salir a la calle y, por tanto, al supermercado.

Food Retail & Shoppers ha comprobado cómo numerosos consumidores ya se han lanzado a comprar sacos de sal (aparte de la que ya están repartiendo diferentes administraciones) e incluso cómo hay ciudadanos esparciendo paquetes de sal gorda del súper en la entrada de sus viviendas y portales. Vendedores de retailers especializados nos confirman que se ha disparado la venta de este producto en los últimos días.

LLAMAMIENTO A LA CALMA: “LA MEJOR DISTRIBUCIÓN DE EUROPA”

Ante esta situación, las fuentes consultadas por este medio hacen un llamamiento a la calma: “Ya se demostró al principio de la pandemia la fortaleza de la cadena agroalimentaria, por lo que hay tranquilidad al respecto”, nos aseguran desde una de las principales patronales de supermercados de España.

Razón no les falta.  Durante el peor momento de la primera ola de la pandemia, en marzo de 2020, el índice de disponibilidad de productos se redujo tan solo en 2,8 puntos respecto a los registros de un año anterior, lo que “confirma la eficacia de la cadena de suministro alimentaria” desde el inicio del confinamiento, señala la Asociación de Fabricantes y Distribuidores Aecoc.  En este sentido, cabe recordar que España tuvo la cadena de suministro más eficaz de Europa durante la pandemia.El 82% de los consumidores afirma no haber experimentado problemas de abastecimiento, superando la media europea del 77%, según una encuesta realizada por Morning Consult para IBM.

Hace unos días la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) reivindicaba ante la Comisión Europea, el reconocimiento de la distribución alimentaria como sector estratégico esencial, al considerar que ésta es mejor manera para hacer frente con agilidad y eficacia a la crisis que atravesamos y ante futuras crisis. Felipe Medina, secretario general técnico de la asociación, defendió ante la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea que el sector de la distribución alimentaria debe ser incluido en el marco la propuesta de “soberanía estratégica” que Europa está desarrollando gracias a su capacidad de garantizar el acceso a la alimentación de todos los europeos en momentos difíciles y transmitir así una tranquilidad muy necesaria durante los momentos más delicados de las crisis.

Los datos lo avalan, intentemos ser conscientes como consumidores y evitemos un pánico innecesario.

FUENTE: FOODRETAIL

Instalar centros de última milla que acorten los plazos de entrega del producto al consumidor u otros distribuidores es uno de los grandes retos que las empresas de logística tendrán que asumir en 2021, tras los cambios de comportamiento que se han generado a raíz de la crisis sanitaria que se desencadenó el pasado año y que ha provocado una aceleración de la evolución del sector a todos los niveles.

La última milla se define como el tramo final que recorre la mercancía transportada hasta llegar a su punto de destino que, en este caso que analizamos, puede ser el consumidor final o un nuevo punto de venta. Un concepto que cobra cada vez más relevancia ya que representa un paso crucial en la logística, sobre todo, dele-commerce y la distribución al sector de la Hostelería, al incidir claramente en los costes y determinar la satisfacción del cliente.

Según el estudio “Logística de Última Milla. Retos y soluciones en España”, publicado el pasado año por Deloitte, la logística de última milla esun reto para la sociedad y las empresas que viven y operan principalmente en las grandes ciudades al provocar impactos cada vez más importantes en aspectos claves como la sostenibilidad medioambiental, la congestión urbana y la evolución del mercado.

En este sentido, hay que destacar la importancia de estos centros de última milla para lograr reducir los tiempos de entrega y, al mismo tiempo, los costes asociados al transporte y distribución de mercancía, que tanto están mermando la rentabilidad de muchas empresas.

Adaptarse al cambio y las nuevas necesidades

Según multitud de estudios relacionados con el comportamiento de los consumidores, más del 80% de los clientes no vuelve a comprar en una empresa que no ha cumplido con los plazos de entrega. Además, cada vez es mayor la demanda de una serie de servicios adicionales o añadidos comolos envíos exprés (en menos de 24 horas).

De ahí la importancia de invertir en este último eslabón de la cadena, considerado históricamente el tramo más lento e ineficiente de la misma y, al mismo tiempo, el de mayor incidencia en la satisfacción de clientes.

Las empresas, por su parte, como consecuencia de las nuevas necesidades y demanda, también requieren nuevos servicios o la adaptación de los mismos a los cambios que está experimentando el mercado. Hablamos de una mayor trazabilidad de los pedidos, de flexibilidad en los aprovisionamientos e inclusodepredicción de la demanda.

Optimizar la logística de la última milla

Al margen del aspecto tecnológico para la optimización de este último y vital tramo de la cadena de distribución, afrontar este reto de cara a los próximos años depende del grado de implicación de agentes y sectores, de la colaboración y de puesta en marcha de soluciones personalizadas para cada sector.

Así podemos hablar, según destaca Deloitte, de la conveniencia de establecer modelos que mejoren la elevada fragmentación en la distribución que afecta al sector de la hostelería,como puede ser el uso de proveedores logísticos externos, o de la necesidad del e-commercede responder ante retos como loselevados crecimientos de demanda a través de modelos quemejoren la eficiencia como, por ejemplo, los hubs urbanos.

En este sentido, en Frostpoint, Adame y Congelados en Casa ya hemos hecho los deberes. Contar con centros logísticos de última milla; trazabilidad y control de las mercancías; optimización de las rutas para que los pedidos lleguen en los plazos de tiempo acordados; o un servicio de atención al cliente personalizado, ya forman parte de nuestra metodología de trabajo.

 

Navidad es una época mágica y llena de ilusión para los consumidores, pues esperan tener bajo el árbol algún regalo como recompensa por haber sido buenos durante el año. Sin embargo, muchos desconocen la labor y el esfuerzo logístico que hay detrás.

 

Las empresas logísticas empiezan a planificar la llegada de la Navidad mucho antes de que esta anuncie su llegada. La planificación interna es primordial para que el proceso externo se ejecute correctamente. La llegada de Internet y su introducción en el mundo de la logística, ha ido evolucionando con el tiempo hasta desembocar en lo que ya conocemos como e-commerce. Este sistema avanza a pasos de gigante y a día de hoy, cada vez los consumidores demandan un seguimiento más exhaustivo de sus pedidos. Por tanto, la experiencia de compra comienza desde el momento en el que se realiza el pedido.

 

Contar con centros logísticos de última milla; trazabilidad y control de las mercancías; optimización de las rutas para que los pedidos lleguen en los plazos de tiempo acordados; así como contar con un servicio de atención al cliente personalizado, son algunas de las claves que toda empresa logística debe asumir e incorporar para ajustarse a las necesidades del consumidor actual.

 

En Frostpoint estamos al tanto de todas estas necesidades; por ello ya forman parte de nuestra metodología de trabajo. ¡Nos comprometemos a hacer magia en Navidad!

 

¡Nos leemos en el siguiente post!

mapa Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía

La logística del frío gestiona mercancías altamente sensibles, productos corruptibles en condiciones no controladas que pueden dar lugar a una alerta sanitaria.

Este hecho provoca que las empresas que trabajan con frío se encuentren ante un doble desafío: a los retos de la logística 4.0 se les suman los particulares del sector. En nuestro artículo repasamos las principales áreas de trabajo a las que se enfrentan los responsables de logística en este sector:

Cuatro elementos para una gestión eficaz de la logística del frío

Las siguientes tendencias están transformando la forma de operar de las empresas dedicadas a la logística del frío:

1. Eficiencia energética en el diseño de almacenes y puntos de venta

La contención de los costes de almacenamiento y transporte es un objetivo común en todo tipo de cadena de suministro. Pero, en el caso de la logística del frío, la necesidad de mantener atmósferas controladas y de proteger la continuidad de la cadena de frío acarrea mayores inversiones tanto en almacenes como en vehículos industriales o en puntos de venta final.

En el caso del diseño de almacenes frigoríficos, se parte de la reorganización del espacio para evitar que el consumo energético se dispare. Para ello, muchas empresas optan por sistemas de almacenaje compactos (especialmente si tienen muchos palets de pocas referencias), instalaciones con estanterías autoportantes (que priorizan la altura) y la inclusión de materiales aislantes en la fase constructiva del almacén para evitar la pérdida de temperatura.

2. Control exhaustivo de procesos: temperatura, trazabilidad y movimientos de stock

El avance de las mercancías perecederas a lo largo de la supply chain transita por puntos críticos que amenazan con romper la cadena de frío. ¿Cómo paliar el riesgo que ello supone?

  • Mantener la temperatura bajo control en todo momento: el acortamiento de los plazos de entrega y las tendencias de la logística omnicanal también están presentes en el sector del frío, por lo que se hace imprescindible el control de las condiciones en las que se almacena y se transporta la mercancía. De ahí que se usen sensores especializados en la recogida y transmisión de estos datos a los softwares correspondientes.
  • Asegurar una rigurosa trazabilidad de mercancías: la tecnología RFID se está imponiendo cada vez más en la logística del frío debido a las ventajas que presenta para la identificación automática de mercancías. Estas etiquetas RFID contienen información esencial sobre el producto (lote de fabricación, caducidad, características…) y se comunican con los distintos software sin necesidad de contacto directo para su lectura.
  • Control de procesos exhaustivo: una gestión de stock deficiente en la logística del frío incrementa los riesgos de que la mercancía termine malográndose. Por ello, las reglas FIFO/FEFO se tienen que cumplir de forma estricta desde la fábrica hasta el consumidor. El software ha simplificado el manejo de ingentes cantidades de información y, en el caso del almacén, el SGA funciona como una excelente herramienta de control de stock.
Las estanterías móviles son una opción muy utilizada en los almacenes dedicados a la logística del frío
Las estanterías móviles son una opción muy utilizada en los almacenes dedicados a la logística del frío

3. Máxima rapidez en las operaciones de logística de frío: automatización

El uso de sistemas automáticos en el almacén ha mejorado notablemente la agilidad y la seguridad en la manipulación de productos perecederos en atmósferas controladas. A los versátiles transelevadores de palets o transportadores de palets, se añaden las siguientes soluciones:

  • Pallet Shuttle: en combinación con sistemas de almacenaje compactos, el Pallet Shuttle acelera las operaciones de reposición de stock y de expedición de la mercancía al ahorrar movimientos al carretillero.
  • Estanterías móviles: se usan sobre todo en cámaras de congelación con referencias de media y baja rotación, a las que no se accede con demasiada frecuencia. Compactan el almacén y aseguran un significativo ahorro de espacio y de costes.
  • Picking por voz: facilita la gestiones de picking en almacenes refrigerados donde los guantes pueden ralentizar el manejo de los dispositivos de lectura y escaneo.

4. La sensibilización y formación para profesionales a la altura

A pesar de las nuevas herramientas tecnológicas y de los cambios organizativos, hay un factor que no podemos pasar por alto: los profesionales. La logística del frío requiere de trabajadores que conozcan los procesos al detalle y que estén altamente sensibilizados para garantizar la cadena de frío desde su posición individual.

Por ello, el talento 4.0 también desempeña un papel importante en este reto, puesto que las nuevas tecnologías exigen cada vez más habilidades digitales a los trabajadores.

La cuenta del estado de alarma se salda con una reducción significativa en el sector transporte

Los efectos del confinamiento siguen notándose en muchas industrias meses después de la vuelta a la actividad. Así lo refleja la Encuesta Permanente de Transportes de Mercancías por Carretera, estimando una reducción en las toneladas transportadas de hasta un 52 por ciento desde que la pandemia llegara a España.

Elaborado por el Ministerio de Transportes, el informe revela que, si bien la primera quincena del estado de alarma acabó con una cuarta parte de las toneladas transportadas respecto al mismo periodo del año anterior, la segunda quincena fue mucho más dura para el sector. Estas semanas fueron testigo del mayor descenso en la actividad de los vehículos pesados españoles, con una caída del 52,5 por ciento en las toneladas transportadas y un 38 por ciento en las toneladas kilómetro producidas.

Tras este periodo, se observa un aumento de la actividad hasta alcanzar los valores similares al 2019 en la quincena del 24 de mayo al 6 de junio. Posteriormente, el descenso de la actividad vuelve a producirse tras esa quincena hasta principios de agosto, probablemente debido a la ralentización global de la economía.

Representantes del sector se han hecho eco de estas cifras, alertando de la situación de una industria que, si bien se ha enfrentado grandes crecimientos en relación a productos esenciales como alimentos, fármacos o productos esenciales, el volumen de trabajo se ha reducido notablemente en otros ámbitos como porta-vehículos, mudanzas, la distribución de piezas y recambios, combustibles o químicos, “poniendo en riesgo la viabilidad de muchas empresas”.

Los frigoríficos españoles están almacenando producto para el canal Horeca al que no pueden servir y sufren una alta rotación en productos de alimentación

La crisis sanitaria derivada de la pandemia del Covid-19 está poniendo a prueba la cadena logística del frío en España. Los niveles de ocupación de los almacenes frigoríficos españoles son muy altos, según los colectivos del sector, que están lidiando con diversos problemas que está sufriendo el transporte a temperatura controlada en nuestro país. Las dificultades y desequilibrios en el transporte de mercancías refrigeradas han aportado una tensión inesperada a las instalaciones frigoríficas.

 

Los niveles de ocupación de los almacenes españoles se sitúan entre el 80% de los más bajos hasta llegar al 100% e incluso el 120% de capacidad en algunos frigoríficos situados en zonas de gran demanda. Por un lado, los almacenes que ofrecían servicio al canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), se ven en la necesidad de almacenar producto para su venta posterior, no solo de aquellos que no tienen salida, sino también de las compras que se realizaron antes del inicio del estado de alarma y estaban de camino en contenedores marítimos o fletes comerciales.

 

Y por otro lado, las plataformas destinadas principalmente a la distribución alimentaria han sufrido una enorme rotación de productos con el consiguiente almacenaje en gran volumen para mantener la tensión de la cadena de suministro y evitar roturas de stock. Pan, incluyendo bollería, los lácteos (yogures, quesos y loncheados), los pescados congelados y la carne y la verdura a granel son los principales productos más almacenados. En el lado opuesto, los mariscos que tienen “movimiento cero” según colectivos del sector.

camion Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía

Las empresas de transporte con cadena de frío permiten transportar mercancías, generalmente perecederas, manteniendo intactas sus características.

Esto es lo que se conoce como logística del frío. Engloba todas aquellas actividades que garanticen la calidad y correcta conservación de productos como alimentos o medicamentos a lo largo de todo el proceso de distribución.

Por ende, en función de los requerimientos de la mercancía, la normativa ATP establece el tipo de vehículo autorizado para realizar el transporte. Esta normativa es aplicable a viajes terrestres, marítimos y aéreos.

Es el tipo de transporte que más riesgos conlleva, ya que un mal funcionamiento tanto del medio como de la cámara de frío provocaría el deterioro o la pérdida de la carga. Este tipo de servicios multiplica sus riesgos en trayectos internacionales, donde los riesgos aumentan al tratarse de distancias mayores.

Así pues, en la actualidad, son pocas las empresas de transporte con cadena de frío. Sin embargo, en FrostPoint ofrecemos este servicio. Estamos especializados en operaciones de almacenaje y distribución dedicadas y compartidas para asegurar que la mercancía llegue a su destino en condiciones de temperatura óptimas.

IMPORTANCIA DEL BUEN HACER EN EMPRESAS DE TRANSPORTE CON CADENA DE FRÍO

Antes de nada, es preciso entender en qué consiste la cadena de frío. Se trata del proceso o el conjunto de procesos por el que las mercancías son congeladas o refrigeradas. Esto es, sometidas a unas condiciones de temperatura controlada para su transporte. A continuación, vamos a detallar qué diferencia hay entre ambos estados.

• Refrigeración: es un método para transportes de no demasiada duración. Es decir, entre unas horas y unas pocas semanas. Las temperaturas oscilan entre los 0º y los 10º

• Congelación: es un método para una conservación más. Largo plazo. Por tanto, las temperaturas son inferiores a los 0 °C.

Estas temperaturas deben ser mantenidas a lo largo de todo el trayecto. En caso contrario, se rompería la cadena de frío. Las consecuencias de romper la cadena de frío, detectable en el caso de los alimentos, no tanto en el de los medicamentos, puede resultar en pérdidas económicas, pero también en un problema de salud.

Por tanto, las empresas de transporte con cadena de frío deben asegurarse de que sus operativas logísticas cuiden cada detalle.

Así pues, en Frostpoint logística contamos con avanzados sistemas que monitorean y controlan todos los procesos críticos en la recepción, manipulación y almacenaje de productos y pedidos.

Ahora que el confinamiento ha terminado, las empresas afrontarán un escenario que precisará emprender planes de acción dirigidos a la recuperación de negocio y adaptación a la ‘nueva normalidad’, que presentará nuevas oportunidades de crecimiento. El comercio electrónico se constituye como un pilar de desarrollo que tendrá una nueva oportunidad.

Hablamos de una nueva oportunidad, porque con el confinamiento se han derribado barreras que han producido un cambio de tendencia. Así lo manifestaba la directora general de Nielsen Iberia, Patricia Daimiel, el pasado 5 de mayo: “Se está acelerando una tendencia que en condiciones normales habría tardado años en llegar …/… de hecho, una de las cuestiones más importantes que muestran los datos es que el crecimiento de la compra online está afectando a todo tipo de artículos ./… el canal online ya acumula en lo que llevamos de crisis sanitaria un crecimiento del 86,6%. Además, la cuota de este canal en el total del gran consumo ha alcanzado el 2,3%, es decir más del doble (1,2 puntos más) que en el año anterior”.

Durante el mencionado boom, los retailers se han enfrentado a importantes limitaciones operativas causadas por un estrés de la demanda, junto con un cambio en el patrón pedido (volumen y extensión surtido), que han alargado el plazo de entrega y han provocado roturas de inventario. Según Laureano Turienzo, “durante estos meses de crisis ha hecho literalmente crack; Ocado, Amazon, todos los grandes retailers en sus divisiones online, no han sido capaces de atender a una demanda creciente repentinamente en esas dimensiones”.

Estas circunstancias nos indican que los procesos que sustentaban el comercio electrónico no estaban suficientemente preparados para el nuevo comprador. Sin embargo, ello plantea una nueva oportunidad que requiere dotar al sistema de mayor velocidad y flexibilidad. Por tanto, si apuntamos el comercio electrónico como futuro irrenunciable, debemos plantearlo como una parte relevante de la estrategia corporativa, dotándole de recursos complementarios pero diferenciados del resto de canales.

Tengamos en cuenta que el comercio electrónico presenta diferentes panoramas por categorías de producto, unas con mayor arraigo y cuota (ocio, moda, teleco, electro, textil…), mientras que otras aún se presentan incipientes y marginales (hogar, alimentación, bebidas, frescos…). Este artículo trata de las oportunidades para el comercio electrónico en su conjunto, aunque versará especialmente sobre los retailers de alimentación y las categorías que presentan mayor potencial de crecimiento.

Cómo desarrollar el avance del e-commerce
En una encuesta realizada a 30 ejecutivos (16 marcas de gran consumo y 14 cadenas de retail), podemos observar las materias principales a desarrollar (ver cuadro inferior). Preguntados sobre las tres materias más importantes para aumentar las ventas en el canal online, destaca en primer lugar la logística y operaciones, seguida por el marketing digital y, en tercer lugar, las plataformas web. Adicionalmente, se ha tratado de calificar el grado de madurez de los aspectos a considerar en cada materia, obteniendo una valoración en el conjunto de 3 sobre 5, que sobrepasa el aprobado, pero constata que aún queda camino hacia su madurez.

A continuación, se presentan brevemente los puntos más relevantes en cada materia y se dedica mayor extensión en logística y operaciones, por ser la más destacada en importancia para desarrollar el canal y que presenta el menor grado de madurez (20,0% y 2,6 respectivamente).

PLATAFORMAS WEB. En la encuesta realizada, esta materia ha resultado destacada en tercer lugar de importancia (16,7%) para el desarrollo del canal y, así lo constata también la ratio de abandono de los carritos de compra que está situado en un 65%. Su grado de madurez se sitúa en un aprobado alto (3,1 vs 5). Básicamente, se interpreta que los usuarios desconfían o no navegan cómodamente. Para ganar en confianza y mejorar la tasa de conversión, se precisa invertir en dos frentes: por una parte, en protocolos de seguridad y sistemas más robustos; por otra, en fortalecer atributos como usabilidad, agilidad y velocidad de navegación. En este sentido, Pablo de la Rica, de Aecoc, resalta que “el mercado chino puede ser un referente del rol que tiene que jugar la tecnología como facilitadora en el comercio y la restauración, tanto en espacio físico como en el canal online”.

AVANCES TECNOLÓGICOS. El 50% de los usuarios de internet está accediendo a través de dispositivos móviles, por lo que la adaptación del sistema de comercio electrónico a toda la oferta disponible de dispositivos móviles es ya un factor clave para incrementar las ventas en este canal. El avance de las nuevas tecnologías resultará fundamental para potenciar el comercio electrónico. Por ejemplo, la implantación del sistema de comunicación 5G habilitará una red más potente, segura y veloz, favoreciendo la transmisión de datos donde el tiempo resulta un factor crítico en este ‘canal de la inmediatez’.

GESTIÓN DEL SURTIDO. Esta materia entronca con la estrategia que marque la empresa para el desarrollo de su comercio online. Las empresas optan por una oferta recortada de su portafolio generando frustraciones entre los clientes motivadas limitaciones operativas y de rentabilidad. Las marcas ofrecen un surtido aún más recortado que los retailers utilizando este canal para pulsar al consumidor con productos en lanzamiento, promoción o selectos. La decepción entre el producto ofrecido y buscado puede estar frenando el desarrollo del comercio electrónico. En cualquier caso, el surtido necesita adaptarse y evolucionar con la experiencia de cliente por lo que tenderá a adaptarse a modelos omniclientes. Según apunta Javier López Calvet, “en food hay bastante coherencia entre el surtido off y on que ofrecen los retailers; las diferencias en non food vienen por la integración o no del marketplace”.

Adicionalmente, para mejorar la tasa de fidelización, resulta clave garantizar la disponibilidad del inventario desde el mismo momento de registrarse el pedido. Así mismo, para ganar confianza, se recomienda seguir mejorando las ilustraciones del producto ofrecidas en la plataforma y la información sobre sus especificaciones y la procedencia.

POLÍTICA DE PRECIOS Y OFERTAS. Para un retailer, el precio de venta en el canal online responde a una ecuación de valor diferente al precio en lineal o en cabecera de góndola. El precio de un producto en el canal online depende intrínsecamente del valor del servicio y fiabilidad que se aporta en la entrega. Para las marcas que operen en el canal online, el precio depende igualmente del margen y coste inherente a la gestión integrada -propia o subcontratada- y, por tanto, de la oferta de valor. Por tanto, en ambos casos, la ecuación de margen seguirá siendo crítica y el precio debe estar intrínsecamente vinculado al aporte de valor que percibe el cliente, que siempre estará dispuesto a pagar un diferencial cuando se cumplen sus expectativas y necesidades.

Otra cuestión por resolver es si los gastos de envío se deberían repercutir adicionalmente al cliente, o deberían quedar integrados en el cómputo de la oferta de valor (precio). El 80% de los clientes de comercio online busca empresas que les realicen el envío gratuito o, dicho de otra manera, sin costes adicionales. En este aspecto, Javier López apunta que los gastos de envío son “el factor precio al cual se muestran más sensibles los clientes”. En igual sentido, Juan Pedro Agustín agrega: “los gastos de envío gratuitos, en ocasiones, el cliente los percibe como la mejor promoción”. En definitiva, resulta clave centrarse en la determinación de la oferta de valor, poniendo foco en la mejora de la eficiencia de los procesos logísticos para preservar el margen.

SISTEMA DE PAGOS. Esta materia ha sido valorada en la encuesta con un grado de madurez notable (3,5 vs 5). No obstante, sigue siendo crítica en términos de seguridad cuando un 67% de los detractores de las compras online se manifiesta reacio a facilitar información en internet. Resulta fundamental no solicitar por este canal más información de la necesaria y garantizar su confidencialidad y uso en cumplimiento de la regulación de privacidad de datos. Asimismo, es necesario ofrecer que los consumidores puedan elegir entre los principales medios de pago y dispositivos digitales que mejor se adapten a sus posibilidades y confianza.

Adicionalmente, se reclama que las pasarelas de pago resulten eficaces para detectar fraudes, a la vez que ágiles para acelerar la velocidad de la transacción. Según explica el business developer en Asia de Telepizza, Julio Ceballos, “todo el entorno digital chino es de ciencia ficción para Occidente…/…nos llevan años de ventaja en cuestiones como el pago”. Por ello, las tiendas online deben seguir avanzando para alcanzar mayor grado de madurez en términos de fiabilidad, rapidez y seguridad de las modalidades de pago.

LOGÍSTICA Y OPERACIONES. Esta materia ha destacado como la más relevante para los encuestados (20,0%). Al mismo tiempo, su grado de madurez, es decir, la necesidad de seguir desarrollándose ha sido valorada con 2,6 sobre 5, por lo que apunta mucho camino por recorrer. Esto se confirma cuando las incidencias por impuntualidad y faltas en las entregas resulta la segunda causa de reclamaciones.

Para cubrirlo, se requiere, robustecer todos los procesos desde la captura del pedido hasta su despacho con una visión integral de 360º, a través de una logística integrada basada en la gestión inteligente de datos (IA) aplicando metodologías agilelean y kaizen. Con ello, se habilitará mejora en el margen y confianza en los usuarios.

A continuación, se proponen 12 oportunidades hacia la logística integrada:

– Sincronización de procesos: planificación de la demanda, aprovisionamiento, gestión de inventario, gestión de pedidos, expediciones, transporte (propio, operador, courier…) y confirmación de la entrega.
– Prevision dinámica de la demanda en base a algoritmos definidos por tipología de cliente, ámbito geográfico, clima, eventos y estacionalidad.
– Fiabilidad de la disponibilidad del inventario gestionado en tiempo real (stocks conectados e integrados).
– Rediseño del modelo de preparación de pedidos (desde tienda, hub zonal…)
– Rediseñar las redes de distribución y de localización del inventario por diferentes categorías de producto (tienda, almacenes intermedios y hubs).
– Trazabilidad del pedido en tiempo real y conectada con el cliente.
– Potenciar la colaboración con agentes externos que fortalezca el sistema integrado de control (monitorización, confirmación de las entregas, gestión incidencias y atención al cliente).
– Ofrecer modalidades alternativas de entrega.
– Mejorar la tasa de entrega al primer intento.
– Reducir la ratio de entregas fallidas.
– Política de devoluciones poniendo al cliente en el centro.
– Rediseño e integración de los procesos de logística inversa.

En operaciones, todo se arregla con los costes, pero si no hay costes eficientes se reduce el margen y se limitan oportunidades de ventas.

POLÍTICA DE DEVOLUCIONES. Esta materia ha sido puntuada en la encuesta en un nivel intermedio en términos de madurez (3,1 sobre 5) aunque se presenta como uno de los motivos más negativos para los usuarios del canal. Desde el mismo momento que realiza el pedido, el cliente está pensando sobre la complejidad para devolverlo en caso de que no cumpla con sus expectativas. En ocasiones, se exigen requisitos como tarifas adicionales por devolución, conservar precintos, envoltorios y embalajes, entrega en puntos de recogida, entregas en tienda, etcétera, que suponen molestias para el cliente. Por todo ello, dotarse de una política de devoluciones garantista que proteja al consumidor y comunicarla de manera clara genera confianza y rompe con una de las barreras más relevantes de la venta electrónica.

SERVICIO AL CLIENTE. Igualmente, es una materia puntuada en la encuesta con un nivel medio de madurez (2,8 sobre 5). En efecto, un 65% de los compradores online manifiesta haber abandonado una compra por no poder resolver sus dudas en ese momento por falta de soporte. La mayoría de los sistemas de atención a clientes aportan, únicamente, un email eliminando con ello un atributo clave de la venta online: la inmediatez. Por ello, mientras se sigue avanzando en la implantación de atributos de usabilidad, agilidad y velocidad de navegación, poniendo al cliente en el centro, se recomienda ofrecer un soporte de call center rápido y eficaz y, al mismo tiempo, puede resultar un buen testador para pulsar y medir el nivel de satisfacción (encuestas y opiniones).

MARKETING DIGITAL. Esta materia ha resultado destacada en segundo lugar de importancia (16,7%). Durante el confinamiento, un elevado colectivo de consumidores ha experimentado la compra digital por lo que se ha visto reforzado claramente este canal. Según recoge infoRETAIL (05/05/2020): “El confinamiento también ha producido un aumento de los e-shoppers. En concreto, se han sumado a la compra digital uno de cada cinco españoles, lo que supone un 20% más de usuarios”.

El comercio electrónico transita hacia una nueva oportunidad de desarrollo. Para preparar su escenario futuro, se precisará seguir impulsando las técnicas de marketing digital dirigidas a la captación, retención y fidelización de clientes extendiendo el uso de la IA para segmentar por patrones de consumo y personalizar los perfiles de los consumidores con criterios basados en experiencia de cliente (escuchar la opinión de los clientes). Según Laureano Turienzo, “el big data se va a volver aún más clave en un escenario mucho más difícil, en el que los consumidores en los próximos meses van a ser más reacios a consumir alegremente”.

Conclusiones
Partiendo de la prueba de estrés que está teniendo el comercio electrónico, las empresas afrontan el reto de retener y ampliar la base de nuevos consumidores de comercio electrónico. Para afrontarlo, se propone, en modo de decálogo, lo siguiente:

– Necesidad de redefinir su estrategia dotándola de recursos propios en lugar de actividad comercial complementaria que comparte recursos.
– Robustecer los procesos, sistemas, infraestructura y equipos alineados para garantizar la cobertura flexible y dinámica.
– Es momento de consolidar una logística integrada y eficiente, capaz de compartir información en tiempo real.
– Gestionar la rentabilidad y política de precios apoyadas, con firmeza, en la oferta de valor y en la eficiencia de los costes operativos (logística integrada).
– Reposicionar al omnicliente en el centro (customer centric).
– Invertir decisivamente en técnicas de marketing digital para la captación, retención y fidelización de clientes potenciando el uso de IA y de escuchar al cliente.
– Ofrecer una política de devoluciones garantista (customer centric).
– Seguir avanzando en protocolos de seguridad.
– Fortalecer la fiabilidad, seguridad y rapidez en los medios de pago.
– Incluir en el canal el propósito de sostenibilidad (empaquetado, transporte, desarrollo de las smart cities, regulación del tráfico y nuevos servicios de entrega).

Como nos dejó escrito el británico Leslei Poles Hartley, “el pasado es un país extranjero, allí se hacen las cosas de otra forma”. Este artículo ha planteado el futuro del comercio electrónico en la confianza que camina hacia una nueva oportunidad, donde las cosas deben afrontarse de otra forma.

FUENTE:

Manuel Fernández Núñez

Director de Desarrollo de Negocio para Gran Consumo y Retail en Auren

sector congelados

Reclama medidas urgentes de choque para paliar el impacto del estado de alarma

La asociación Frozen España, que aúna a más de 200 empresas del sector del congelado, pide al gobierno la adopción medidas urgentes de choque para paliar el impacto de la declaración del estado de alarma y la paralización empresarial.

“Desde la Asociación Frozen España apelamos a la sensibilidad del Gobierno así como a la urgencia en la toma de medidas y decisiones para paliar los efectos de esta crisis, en la que la solidaridad de todos marcará el antes y el después”, han apuntado en un comunicado.

La preocupación generalizada de los empresarios, distribuidores y fabricantes del congelado, viene a coincidir en la falta de adopción de medidas de choque que alivien la tensión de tesorería y la falta de ingresos que está provocando esta crisis generada por el coronavirus.

Frozen España pide el establecimiento de un procedimiento ágil y rápido que flexibilice los requisitos de los ERTEs, para mantener los ingresos de las familias españolas

El sector de la distribución y fabricación de alimentos congelados y ultracongelados se ha visto especialmente afectado por el decreto del estado de alarma ya que ordena el cierre inmediato de establecimientos de comercio minorista de hostelería así como instituciones educativas (y sus comedores), aglutinando casi la totalidad de la cartera de clientes, que han tenido que suspender su actividad.

De este modo, los empresarios temen no poder hacer frente a la avalancha de impagos a proveedores, de clientes o incluso a sus propios empleados. Además, según informan desde la asociación, tampoco pueden “asegurar el cumplimiento de los plazos previstos para los expedientes de regulación temporal de empleo en cuanto su excepcionalidad requiere de la declaración de fuerza mayor por parte de la autoridad laboral que en este caso omite la norma publicada el pasado sábado”.

Por ello, la asociación solita al Gobierno la suspensión de las obligaciones de pago a la Administración, incluidos impuestos, cotizaciones sociales, así como las tasas de los autónomos que individualmente ejercen esta profesión, todo ello con la finalidad de minimizar el impacto de la paralización empresarial de comercios de hostelería y educativos que afecta de lleno a la actividad de distribuidores y fabricantes.

Asimismo, reclaman una bonificación de las facturas de suministros hasta que no se levante la situación de estado de alarma; la suspensión de pagos de pólizas mercantiles, de créditos o préstamos destinados a la financiación de la actividad empresarial; el establecimiento de un procedimiento ágil y rápido que flexibilice los requisitos de los ERTEs, para mantener los ingresos de las familias españolas y frenar el nefasto impacto de esta crisis en todo el tejido empresarial; y que urja a las autoridades laborales a la declaración de la situación como de fuerza mayor.