Entradas

La cuestión más importante en la distribución en frío es el mantenimiento de la cadena y condiciones de baja temperatura durante todo el proceso logístico desde la recepción del pedido y hasta la entrega del producto.

Es esencial mantener constante la temperatura y al mismo tiempo hacer un seguimiento del estado de los productos, sobre todo los más sensibles a los cambios de temperatura.

Esta “obsesión” no es fortuita, se debe tanto al mantenimiento idóneo de las condiciones y características de los propios alimentos como al incremento de su vida útil y posibilidades de entrega y disfrute cara a los consumidores.

Pues bien, el incremento exponencial del comercio electrónico en estos últimos tiempos se ha convertido en una prueba sin precedentes tanto para los productores y fabricantes como para los retailers de alimentos.

La demanda ha crecido en muchos casos, no ha caído, pero el verdadero reto ha sido, y seguirá siendo en tanto en cuanto determinados hábitos de compra y consumo han legado ara quedarse, la distribución, el dominio de la logística y la eficiencia en el proceso y la capilaridad de reparto: el margen de beneficios del canal online de alimentos y bebidas es justo, generalmente oscila entre el 2 y el 4%, y si restamos los productos perecederos que se quedan por el camino y los costes de última milla, puede convertirse más en un quebradero de cabeza que en una oportunidad.

¿Cómo se le puede hacer frente a esta realidad desde la distribución en frío de alimentos?

 

El correcto almacenamiento, la mejora de las condiciones logísticas y de mantenimiento en ese almacén, además de la implementación de herramientas y software que mejoren la trazabilidad de los productos productos alimenticios, serán las claves para aumentar la competitividad de este sector: cerca del 40% de los alimentos listos para consumir se pierden en algún momento del proceso logístico del proceso de compra.

Tanto si son instalaciones brownfield como greenfield, se requiere hoy en día que esa implementación equilibre la eficiencia energética y productividad ya que con varias áreas donde la temperatura incide de diferente manera, la adaptación de cada metro cúbico impacta en mejorar los márgenes de beneficio del sector.

La automatización y el picking, ya tratado en este Blog, son los otros retos que podrán mejorar bastante los intervalos de beneficio que a las empresas de producción y distribución de alimentos les rente el comercio electrónico y reparto a domicilio: la manipulación incorrecta de los productos hace perder bastante margen a esta actividad y para es la automatización una pieza clave para sortear este desafío.

Es en ese punto donde entran empresas altamente cualificadas y especializadas en el reparto de productos alimenticios en frío, como Frostpoint, con ruteros capilarizados, gestión de tiempos monitorizada de principio a fin, flota propia adaptada y una gestión de la logística en almacén eficiente y controlada al detalle, marcan la diferencia para un mayorista de la alimentación.

 

 

 

Los datos de la epidemia de coronavirus, disparados de nuevo, llevan al consumidor a reactivar la operación despensa y hacer acopio de productos básicos por miedo a un nuevo confinamiento. La situación meteorológica alimenta aún más esta psicosis.

Tambores de confinamiento: vuelve el miedo al desabastecimiento

La Covid-19 disparada, vuelta de vacaciones y además un temporal de frío y nieve en todo el país. Son ingredientes más que de sobra para que se forme una tormenta perfecta que vuelva a llevar al consumidor a acudir al supermercado a hacer acopio de alimentos y productos de primera necesidad.

No ha pasado ni un año, apenas 10 meses, desde que os contamos cómo se disparaban en España las compras de pánico: consumidores que dejaban vacíos los estantes del súper en busca de alimentos no perecederos, gel desinfectante de manos o el sorprendente caso del papel higiénico.

Lineal vacío en Mercadona el 11 de marzo de 2020

Lineal vacío en Mercadona el 11 de marzo de 2020

La imagen (insistimos, del pasado mes de marzo) corresponde al lineal de legumbres del supermercado, uno de los más ‘asediados’ por la psicosis del consumidor. El tuit que recogemos a continuación no es del mes de marzo, sino de esta misma semana. Quejas de un consumidor al encontrarse los lineales del súper vacíos Fue el pasado día 4 de enero, en vísperas de la festividad de Reyes (la proximidad de vacaciones alimenta aún más el acopio).

Expertos consultados por Food Retail nos confirman que durante estos días se han disparado en páginas especializadas las búsquedas de aceite, galletas, arroz, agua, conservas y congelados. “No tenemos constancia de un especial pico de demanda de papel higiénico”, responden al ser cuestionados sobre los paralelismos entre la situación actual con la del mes de marzo.

En cuanto a la pandemia de coronavirus, este viernes hay ocho regiones en España con una incidencia acumulada de más de 300 casos por cada 100.000 habitantes, Madrid ha vuelto a decretar nuevos cierres perimetrales en nuevas zonas y municipios de la comunidad, Castilla y León habla de restricciones hasta el próximo mes de mayo… Fuera de España, Alemania y EE.UU. han registrado el récord de fallecidos en un día, con 1.188 y más de 4.000, respectivamente. En resumen, estamos ante una nueva ola de Covid-19 que ya hace que empecemos a pensar en la posibilidad de un nuevo confinamiento duro, como el que vivimos entre marzo y mayo. De momento las autoridades niegan esta posibilidad, pero la experiencia nos aconseja no fiarnos demasiado de la palabra de nuestros responsables políticos. El consumidor lo sabe y se lanza a hacer la compra “por lo que pueda pasar”.

LA BORRASCA ‘FILOMENA’ Y EL BOOM DE LA SAL

Por si el coronavirus fuera poco, este viernes estamos comprobando de primera mano que las previsiones meteorológicas no se equivocaban al hablar de “la gran nevada” que está dejando la borrasca Filomena. Con zonas de España acostumbradas a ver la nieve en las películas, nos encontramos con dificultades de movilidad que, unidas a los cierres perimetrales, disparan la ansiedad por tener la despensa llena ante el miedo a no poder salir a la calle y, por tanto, al supermercado.

Food Retail & Shoppers ha comprobado cómo numerosos consumidores ya se han lanzado a comprar sacos de sal (aparte de la que ya están repartiendo diferentes administraciones) e incluso cómo hay ciudadanos esparciendo paquetes de sal gorda del súper en la entrada de sus viviendas y portales. Vendedores de retailers especializados nos confirman que se ha disparado la venta de este producto en los últimos días.

LLAMAMIENTO A LA CALMA: “LA MEJOR DISTRIBUCIÓN DE EUROPA”

Ante esta situación, las fuentes consultadas por este medio hacen un llamamiento a la calma: “Ya se demostró al principio de la pandemia la fortaleza de la cadena agroalimentaria, por lo que hay tranquilidad al respecto”, nos aseguran desde una de las principales patronales de supermercados de España.

Razón no les falta.  Durante el peor momento de la primera ola de la pandemia, en marzo de 2020, el índice de disponibilidad de productos se redujo tan solo en 2,8 puntos respecto a los registros de un año anterior, lo que “confirma la eficacia de la cadena de suministro alimentaria” desde el inicio del confinamiento, señala la Asociación de Fabricantes y Distribuidores Aecoc.  En este sentido, cabe recordar que España tuvo la cadena de suministro más eficaz de Europa durante la pandemia.El 82% de los consumidores afirma no haber experimentado problemas de abastecimiento, superando la media europea del 77%, según una encuesta realizada por Morning Consult para IBM.

Hace unos días la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) reivindicaba ante la Comisión Europea, el reconocimiento de la distribución alimentaria como sector estratégico esencial, al considerar que ésta es mejor manera para hacer frente con agilidad y eficacia a la crisis que atravesamos y ante futuras crisis. Felipe Medina, secretario general técnico de la asociación, defendió ante la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea que el sector de la distribución alimentaria debe ser incluido en el marco la propuesta de “soberanía estratégica” que Europa está desarrollando gracias a su capacidad de garantizar el acceso a la alimentación de todos los europeos en momentos difíciles y transmitir así una tranquilidad muy necesaria durante los momentos más delicados de las crisis.

Los datos lo avalan, intentemos ser conscientes como consumidores y evitemos un pánico innecesario.

FUENTE: FOODRETAIL

Un nuevo estudio realizado por DS Smith en Europa muestra que, aunque la pandemia de COVID-19 ha dado lugar a nuevos hábitos de consumo, los consumidores continúan apostando por los envases sostenibles.
El 85% de los encuestados afirman que quieren comprar productos que utilicen el menor packaging posible.
Casi un tercio reconoce que ha dejado de comprar determinadas marcas porque su packaging no era sostenible.  

DS Smith avisa a las marcas y a los distribuidores de que la pandemia de COVID-19 no significa que puedan descuidar sus esfuerzos de protección del medio ambiente. Esta observación tiene lugar a raíz de que un estudio europeo haya mostrado que los consumidores continúan apostando por los envases sostenibles.

Este nuevo estudio, realizado por DS Smith e Ipsos MORI (líder internacional en investigación de mercado) expone que, a pesar de la crisis sanitaria mundial, los consumidores continúan teniendo presente al medio ambiente: el 85% afirma que quiere comprar productos que utilicen el menor packaging posible y casi un tercio (29%) declara que ha dejado de comprar determinadas marcas porque su packaging no es sostenible.

En el análisis participaron 9.000 personas de 12 países europeos (incluido España) y de él se extrae que, si bien los hábitos de consumo han cambiado, la sostenibilidad continúa siendo fundamental.

La pandemia ha provocado que dos tercios (68%) reconozcan que intentan pasar el menor tiempo posible en las tiendas, impulsando un crecimiento considerable del E-commerce. Cabe destacar que la mitad (48%) de los compradores online afirman que han recibido packaging «no sostenible» procedente del canal E-commerce, y uno de cada cinco (22%) confiesa que han dejado de comprar a ciertos comercios online porque su packaging no era sostenible.

Stefano Rossi, consejero delegado de DS Smith Packaging comenta:«Durante los últimos ocho meses, hemos estado ayudando a nuestros clientes a adaptarse al cambio radical que ha sufrido el comportamiento del consumidor y a los desafíos constantes de la pandemia. Como líderes en soluciones innovadoras de packaging, necesitamos entender cómo cambian las actitudes del consumidor para poder prestar un mejor servicio a nuestros clientes y a la sociedad. Este nuevo estudio no solo expone aquellos elementos que han cambiado debido a la COVID-19, sino que también pone de manifiesto cuáles son las prioridades que han permanecido, y demuestra que, entre los consumidores de Europa, la sostenibilidad continúa siendo una de ellas. En estos momentos tan determinantes, los minoristas y marcas deben incorporar el packaging sostenible para asegurarse así de recoger los beneficios para el medio ambiente y para el consumidor».

La higiene es otro de los temas que preocupa a los consumidores, más de la mitad de los encuestados (57%) afirma que se lava las manos minuciosamente después de tocar artículos recibidos vía online, y el 30% se deshace del packaging con más rapidez (enfatizando la necesidad de disponer de información visible y clara para desecharlos).

El 56% de los consumidores está preocupado por el número de personas que han tocado los productos en la tienda (78% en Portugal, 68 % en España y 65 % en Reino Unido). Por este motivo, algunos eligen los productos situados en la parte trasera de la estantería, pues tienen menos probabilidad de que alguien los haya tocado.

Una de cada tres personas (33%) también limpia o desinfecta todos los productos a granel, como frutas y verduras, y el 12% ahora evita comprar productos si no están empaquetados (22% en Finlandia y 19% en Reino Unido). Para responder a esta situación, DS Smith ha creado una serie de diseños de envases nuevos e innovadores, como barquetas de cartón ondulado para frutas y verduras, cajas ecológicas para huevos y soluciones para transportar botellas y productos lácteos.

DS Smith prevé que la necesidad de nuevas soluciones de envases sostenibles aumentará en los próximos meses, y continúa aplicando sus Principios de Diseño Circular (desarrollados en colaboración con la Fundación Ellen MacArthur) para diseñar soluciones circulares de packaging, que resuelvan los continuos desafíos que plantea el mercado.

Estos principios reflejan el objetivo de DS Smith incluido en su nueva estrategia de sostenibilidad Now and Next, que consiste en utilizar los envases y el reciclaje para crear una economía circular. Dos de las principales áreas de la empresa se centran en ofrecer envases 100% reutilizables o reciclables y resolver la problemática de los plásticos con alternativas sostenibles.

No sabemos a ciencia cierta cómo serán aún estas navidades, pero es indudable que, en mayor o menor grado, podremos reunirnos y disfrutar de las cenas y almuerzos propios de estas fechas. A distancia, en pequeños grupos, sean almuerzos, meriendas o cenas, de igual manera, habrá que estar prevenidos, tal y como venimos haciendo cada año muchos de los que optamos por hacer la compra de productos típicos navideños con una determinada antelación. 

Adquirir ahora los productos que utilizaremos durante la celebración de las comidas de Navidad sólo conlleva ventajas y mucho más aún cuando la actualidad manda en materia de horarios, desplazamientos, aglomeraciones e incluso precios, con motivo de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Es ahora, por tanto, un excelente momento para hacer nuestra previsión y planificación de gastos de cara a las próximas navidades. Llenar la despensa y el congelador nos ahorrará más de un quebradero de cabeza.

Comprar de esta forma es una opción que no solo beneficiará a nuestro bolsillo, la calidad de los productos merma en muchos casos, los precios suben en muchos otros y el aumento de la demanda sólo provoca colas, aglomeraciones, estrés e incluso llegar a tener que conformarnos con productos que no son los deseados ante la falta de existencias propia de estas fechas.

bearfotos – Freepik

Mariscos, caldos, carnes, dulces, embutidos y pescados forman gran parte de nuestra dieta navideña. Saber conservarlos será la clave del éxito de los ágapes y comidas que queramos preparar durante las próximas semanas.

En este sentido, al margen de nuestra despensa, será fundamental saber cómo debemos conservar en frío los alimentos que adquiramos con anterioridad. Congelar productos de forma correcta y seguir el proceso de descongelación adecuado hará que nuestras comidas navideñas mantengan sus cualidades nutricionales y, al mismo tiempo, podamos consumirlas de manera segura.

Aquí no sólo entran en juego las pautas a seguir para congelar y descongelar en casa alimentos frescos comprados con anterioridad. Todos sabemos ya en mayor o menor grado cómo debemos proceder a la hora de mantener la cadena de frío del mercado a nuestros domicilios. También tenemos claros consejos para congelar en tiempo y forma y, posteriormente, descongelar sin que los alimentos se deterioren o pierdan sus características nutricionales. Pero, no obstante, otra de las opciones de compra que más nos planteamos en estos momentos de alarma sanitaria y restricciones, es la adquisición de productos previamente congelados, es decir, aquellos que van “de las cámaras de congelación a su frigorífico”.

Este es el lema de Congelados en Casa, plataforma de e-commerce formada por distintas empresas del sector de frío con vocación de ser una ventana digital a los productos de máxima calidad al alcance de clientes finales.

El consumo de productos congelados creció un 39% durante el confinamiento, aunque según la consultora Nielsen, su consumo ya había aumentado en 2019. Es decir, esta opción de compra se ha convertido en la gran aliada de nuestras cocinas.

Igualmente, la adquisición de productos online es uno de los recursos al alza que nos deja esta pandemia, con un crecimiento del 75% durante los meses en los que se implantó el Estado de Alarma. Una opción que, además, en el caso de la alimentación, ha llegado para quedarse ya que uno de cada cuatro consumidores afirma que seguirán usando este canal para realizar sus compras.

Optar por adquirir productos congelados para estas navidades parece que se presenta, por tanto, como uno de los modelos de comportamiento que más se repetirán entre los consumidores.

Las nuevas conductas adquiridas durante este periodo de crisis sanitaria, la falta de información sobre las actividades, formas de reunión o la movilidad que tendremos para las próximas fiestas, la incertidumbre, el miedo… convierten la compra de alimentos congelados en una de las prácticas que, sin lugar a dudas, arrasará en las estadísticas sobre consumo que se generen en los meses venideros dadas las facilidades y garantías que nos ofrece.

Además, para facilitar la compra de estos productos y convertirnos en los reyes de cualquiera de las celebraciones que nos permitan llevar a cabo esta Navidad, desde aquí os ofrecemos una serie de recomendaciones directamente seleccionadas de la plataforma Congelados en Casa.

Pescados, mariscos, carnes, entrantes y postres que llegarán a tu casa con la garantía que ofrece siempre Frostpoint.

Aperitivos

Mariscos y pescados

Cárnicos

 

Apuntamos a espacios que puedan quedar libres en zonas céntricas para reconvertirse en puntos de recogida

La crisis del coronavirus ha “acelerado” la demanda de espacios logísticos, locales y naves en las coronas metropolitanas. Destacamos que más allá de una “tendencia coyuntural”, se espera que la situación se mantenga más allá, en función de los nuevos hábitos de consumo.

La evolución del comercio y los hábitos de consumo van a reforzar este comportamiento en el terciario. Además, muchos locales y espacios que ahora pueden quedar libres en zonas céntricas de grandes ciudades pueden reconvertirse en puntos de recogida y gestión logística.

Más actividad del ‘e-commerce’

La Organización Empresarial de Logística y Transporte cifra en el 50% el incremento de los envíos procedentes del e-commerce en las últimas semanas a raíz de la pandemia de coronavirus y la restricción de movimientos por el estado de alarma. Así,  destacamos que estos cambios se traducen en nuevas necesidades inmobiliarias.

Las operaciones en marzo y abril siguieron la tendencia alcista de los meses anteriores pese a la reclusión y las búsquedas de naves se dispararon un 40% en ambos meses respecto a los dos primeros meses del año.
En cuanto a los inmuebles más demandados, sube la búsqueda de naves principalmente en las provincias de Toledo (+560%), Navarra (+160%), Segovia (+150%), Teruel (+150%) y Albacete (+130%), comparando las búsquedas durante el confinamiento con las de antes del Covid-19. Este incremento en búsquedas de naves se da especialmente fuera de las principales ciudades, en las coronas metropolitanas (+700% en Illescas a las afueras de Madrid o +300% en Reus, Tarragona).

Uno de los grandes afectados por el cambio en el ámbito de comercio minorista serán los centros comerciales, que poco a poco se prevé que vayan adaptando su actividad a las nuevas necesidades y demandas del mercado.

Ahora que el confinamiento ha terminado, las empresas afrontarán un escenario que precisará emprender planes de acción dirigidos a la recuperación de negocio y adaptación a la ‘nueva normalidad’, que presentará nuevas oportunidades de crecimiento. El comercio electrónico se constituye como un pilar de desarrollo que tendrá una nueva oportunidad.

Hablamos de una nueva oportunidad, porque con el confinamiento se han derribado barreras que han producido un cambio de tendencia. Así lo manifestaba la directora general de Nielsen Iberia, Patricia Daimiel, el pasado 5 de mayo: “Se está acelerando una tendencia que en condiciones normales habría tardado años en llegar …/… de hecho, una de las cuestiones más importantes que muestran los datos es que el crecimiento de la compra online está afectando a todo tipo de artículos ./… el canal online ya acumula en lo que llevamos de crisis sanitaria un crecimiento del 86,6%. Además, la cuota de este canal en el total del gran consumo ha alcanzado el 2,3%, es decir más del doble (1,2 puntos más) que en el año anterior”.

Durante el mencionado boom, los retailers se han enfrentado a importantes limitaciones operativas causadas por un estrés de la demanda, junto con un cambio en el patrón pedido (volumen y extensión surtido), que han alargado el plazo de entrega y han provocado roturas de inventario. Según Laureano Turienzo, “durante estos meses de crisis ha hecho literalmente crack; Ocado, Amazon, todos los grandes retailers en sus divisiones online, no han sido capaces de atender a una demanda creciente repentinamente en esas dimensiones”.

Estas circunstancias nos indican que los procesos que sustentaban el comercio electrónico no estaban suficientemente preparados para el nuevo comprador. Sin embargo, ello plantea una nueva oportunidad que requiere dotar al sistema de mayor velocidad y flexibilidad. Por tanto, si apuntamos el comercio electrónico como futuro irrenunciable, debemos plantearlo como una parte relevante de la estrategia corporativa, dotándole de recursos complementarios pero diferenciados del resto de canales.

Tengamos en cuenta que el comercio electrónico presenta diferentes panoramas por categorías de producto, unas con mayor arraigo y cuota (ocio, moda, teleco, electro, textil…), mientras que otras aún se presentan incipientes y marginales (hogar, alimentación, bebidas, frescos…). Este artículo trata de las oportunidades para el comercio electrónico en su conjunto, aunque versará especialmente sobre los retailers de alimentación y las categorías que presentan mayor potencial de crecimiento.

Cómo desarrollar el avance del e-commerce
En una encuesta realizada a 30 ejecutivos (16 marcas de gran consumo y 14 cadenas de retail), podemos observar las materias principales a desarrollar (ver cuadro inferior). Preguntados sobre las tres materias más importantes para aumentar las ventas en el canal online, destaca en primer lugar la logística y operaciones, seguida por el marketing digital y, en tercer lugar, las plataformas web. Adicionalmente, se ha tratado de calificar el grado de madurez de los aspectos a considerar en cada materia, obteniendo una valoración en el conjunto de 3 sobre 5, que sobrepasa el aprobado, pero constata que aún queda camino hacia su madurez.

A continuación, se presentan brevemente los puntos más relevantes en cada materia y se dedica mayor extensión en logística y operaciones, por ser la más destacada en importancia para desarrollar el canal y que presenta el menor grado de madurez (20,0% y 2,6 respectivamente).

PLATAFORMAS WEB. En la encuesta realizada, esta materia ha resultado destacada en tercer lugar de importancia (16,7%) para el desarrollo del canal y, así lo constata también la ratio de abandono de los carritos de compra que está situado en un 65%. Su grado de madurez se sitúa en un aprobado alto (3,1 vs 5). Básicamente, se interpreta que los usuarios desconfían o no navegan cómodamente. Para ganar en confianza y mejorar la tasa de conversión, se precisa invertir en dos frentes: por una parte, en protocolos de seguridad y sistemas más robustos; por otra, en fortalecer atributos como usabilidad, agilidad y velocidad de navegación. En este sentido, Pablo de la Rica, de Aecoc, resalta que “el mercado chino puede ser un referente del rol que tiene que jugar la tecnología como facilitadora en el comercio y la restauración, tanto en espacio físico como en el canal online”.

AVANCES TECNOLÓGICOS. El 50% de los usuarios de internet está accediendo a través de dispositivos móviles, por lo que la adaptación del sistema de comercio electrónico a toda la oferta disponible de dispositivos móviles es ya un factor clave para incrementar las ventas en este canal. El avance de las nuevas tecnologías resultará fundamental para potenciar el comercio electrónico. Por ejemplo, la implantación del sistema de comunicación 5G habilitará una red más potente, segura y veloz, favoreciendo la transmisión de datos donde el tiempo resulta un factor crítico en este ‘canal de la inmediatez’.

GESTIÓN DEL SURTIDO. Esta materia entronca con la estrategia que marque la empresa para el desarrollo de su comercio online. Las empresas optan por una oferta recortada de su portafolio generando frustraciones entre los clientes motivadas limitaciones operativas y de rentabilidad. Las marcas ofrecen un surtido aún más recortado que los retailers utilizando este canal para pulsar al consumidor con productos en lanzamiento, promoción o selectos. La decepción entre el producto ofrecido y buscado puede estar frenando el desarrollo del comercio electrónico. En cualquier caso, el surtido necesita adaptarse y evolucionar con la experiencia de cliente por lo que tenderá a adaptarse a modelos omniclientes. Según apunta Javier López Calvet, “en food hay bastante coherencia entre el surtido off y on que ofrecen los retailers; las diferencias en non food vienen por la integración o no del marketplace”.

Adicionalmente, para mejorar la tasa de fidelización, resulta clave garantizar la disponibilidad del inventario desde el mismo momento de registrarse el pedido. Así mismo, para ganar confianza, se recomienda seguir mejorando las ilustraciones del producto ofrecidas en la plataforma y la información sobre sus especificaciones y la procedencia.

POLÍTICA DE PRECIOS Y OFERTAS. Para un retailer, el precio de venta en el canal online responde a una ecuación de valor diferente al precio en lineal o en cabecera de góndola. El precio de un producto en el canal online depende intrínsecamente del valor del servicio y fiabilidad que se aporta en la entrega. Para las marcas que operen en el canal online, el precio depende igualmente del margen y coste inherente a la gestión integrada -propia o subcontratada- y, por tanto, de la oferta de valor. Por tanto, en ambos casos, la ecuación de margen seguirá siendo crítica y el precio debe estar intrínsecamente vinculado al aporte de valor que percibe el cliente, que siempre estará dispuesto a pagar un diferencial cuando se cumplen sus expectativas y necesidades.

Otra cuestión por resolver es si los gastos de envío se deberían repercutir adicionalmente al cliente, o deberían quedar integrados en el cómputo de la oferta de valor (precio). El 80% de los clientes de comercio online busca empresas que les realicen el envío gratuito o, dicho de otra manera, sin costes adicionales. En este aspecto, Javier López apunta que los gastos de envío son “el factor precio al cual se muestran más sensibles los clientes”. En igual sentido, Juan Pedro Agustín agrega: “los gastos de envío gratuitos, en ocasiones, el cliente los percibe como la mejor promoción”. En definitiva, resulta clave centrarse en la determinación de la oferta de valor, poniendo foco en la mejora de la eficiencia de los procesos logísticos para preservar el margen.

SISTEMA DE PAGOS. Esta materia ha sido valorada en la encuesta con un grado de madurez notable (3,5 vs 5). No obstante, sigue siendo crítica en términos de seguridad cuando un 67% de los detractores de las compras online se manifiesta reacio a facilitar información en internet. Resulta fundamental no solicitar por este canal más información de la necesaria y garantizar su confidencialidad y uso en cumplimiento de la regulación de privacidad de datos. Asimismo, es necesario ofrecer que los consumidores puedan elegir entre los principales medios de pago y dispositivos digitales que mejor se adapten a sus posibilidades y confianza.

Adicionalmente, se reclama que las pasarelas de pago resulten eficaces para detectar fraudes, a la vez que ágiles para acelerar la velocidad de la transacción. Según explica el business developer en Asia de Telepizza, Julio Ceballos, “todo el entorno digital chino es de ciencia ficción para Occidente…/…nos llevan años de ventaja en cuestiones como el pago”. Por ello, las tiendas online deben seguir avanzando para alcanzar mayor grado de madurez en términos de fiabilidad, rapidez y seguridad de las modalidades de pago.

LOGÍSTICA Y OPERACIONES. Esta materia ha destacado como la más relevante para los encuestados (20,0%). Al mismo tiempo, su grado de madurez, es decir, la necesidad de seguir desarrollándose ha sido valorada con 2,6 sobre 5, por lo que apunta mucho camino por recorrer. Esto se confirma cuando las incidencias por impuntualidad y faltas en las entregas resulta la segunda causa de reclamaciones.

Para cubrirlo, se requiere, robustecer todos los procesos desde la captura del pedido hasta su despacho con una visión integral de 360º, a través de una logística integrada basada en la gestión inteligente de datos (IA) aplicando metodologías agilelean y kaizen. Con ello, se habilitará mejora en el margen y confianza en los usuarios.

A continuación, se proponen 12 oportunidades hacia la logística integrada:

– Sincronización de procesos: planificación de la demanda, aprovisionamiento, gestión de inventario, gestión de pedidos, expediciones, transporte (propio, operador, courier…) y confirmación de la entrega.
– Prevision dinámica de la demanda en base a algoritmos definidos por tipología de cliente, ámbito geográfico, clima, eventos y estacionalidad.
– Fiabilidad de la disponibilidad del inventario gestionado en tiempo real (stocks conectados e integrados).
– Rediseño del modelo de preparación de pedidos (desde tienda, hub zonal…)
– Rediseñar las redes de distribución y de localización del inventario por diferentes categorías de producto (tienda, almacenes intermedios y hubs).
– Trazabilidad del pedido en tiempo real y conectada con el cliente.
– Potenciar la colaboración con agentes externos que fortalezca el sistema integrado de control (monitorización, confirmación de las entregas, gestión incidencias y atención al cliente).
– Ofrecer modalidades alternativas de entrega.
– Mejorar la tasa de entrega al primer intento.
– Reducir la ratio de entregas fallidas.
– Política de devoluciones poniendo al cliente en el centro.
– Rediseño e integración de los procesos de logística inversa.

En operaciones, todo se arregla con los costes, pero si no hay costes eficientes se reduce el margen y se limitan oportunidades de ventas.

POLÍTICA DE DEVOLUCIONES. Esta materia ha sido puntuada en la encuesta en un nivel intermedio en términos de madurez (3,1 sobre 5) aunque se presenta como uno de los motivos más negativos para los usuarios del canal. Desde el mismo momento que realiza el pedido, el cliente está pensando sobre la complejidad para devolverlo en caso de que no cumpla con sus expectativas. En ocasiones, se exigen requisitos como tarifas adicionales por devolución, conservar precintos, envoltorios y embalajes, entrega en puntos de recogida, entregas en tienda, etcétera, que suponen molestias para el cliente. Por todo ello, dotarse de una política de devoluciones garantista que proteja al consumidor y comunicarla de manera clara genera confianza y rompe con una de las barreras más relevantes de la venta electrónica.

SERVICIO AL CLIENTE. Igualmente, es una materia puntuada en la encuesta con un nivel medio de madurez (2,8 sobre 5). En efecto, un 65% de los compradores online manifiesta haber abandonado una compra por no poder resolver sus dudas en ese momento por falta de soporte. La mayoría de los sistemas de atención a clientes aportan, únicamente, un email eliminando con ello un atributo clave de la venta online: la inmediatez. Por ello, mientras se sigue avanzando en la implantación de atributos de usabilidad, agilidad y velocidad de navegación, poniendo al cliente en el centro, se recomienda ofrecer un soporte de call center rápido y eficaz y, al mismo tiempo, puede resultar un buen testador para pulsar y medir el nivel de satisfacción (encuestas y opiniones).

MARKETING DIGITAL. Esta materia ha resultado destacada en segundo lugar de importancia (16,7%). Durante el confinamiento, un elevado colectivo de consumidores ha experimentado la compra digital por lo que se ha visto reforzado claramente este canal. Según recoge infoRETAIL (05/05/2020): “El confinamiento también ha producido un aumento de los e-shoppers. En concreto, se han sumado a la compra digital uno de cada cinco españoles, lo que supone un 20% más de usuarios”.

El comercio electrónico transita hacia una nueva oportunidad de desarrollo. Para preparar su escenario futuro, se precisará seguir impulsando las técnicas de marketing digital dirigidas a la captación, retención y fidelización de clientes extendiendo el uso de la IA para segmentar por patrones de consumo y personalizar los perfiles de los consumidores con criterios basados en experiencia de cliente (escuchar la opinión de los clientes). Según Laureano Turienzo, “el big data se va a volver aún más clave en un escenario mucho más difícil, en el que los consumidores en los próximos meses van a ser más reacios a consumir alegremente”.

Conclusiones
Partiendo de la prueba de estrés que está teniendo el comercio electrónico, las empresas afrontan el reto de retener y ampliar la base de nuevos consumidores de comercio electrónico. Para afrontarlo, se propone, en modo de decálogo, lo siguiente:

– Necesidad de redefinir su estrategia dotándola de recursos propios en lugar de actividad comercial complementaria que comparte recursos.
– Robustecer los procesos, sistemas, infraestructura y equipos alineados para garantizar la cobertura flexible y dinámica.
– Es momento de consolidar una logística integrada y eficiente, capaz de compartir información en tiempo real.
– Gestionar la rentabilidad y política de precios apoyadas, con firmeza, en la oferta de valor y en la eficiencia de los costes operativos (logística integrada).
– Reposicionar al omnicliente en el centro (customer centric).
– Invertir decisivamente en técnicas de marketing digital para la captación, retención y fidelización de clientes potenciando el uso de IA y de escuchar al cliente.
– Ofrecer una política de devoluciones garantista (customer centric).
– Seguir avanzando en protocolos de seguridad.
– Fortalecer la fiabilidad, seguridad y rapidez en los medios de pago.
– Incluir en el canal el propósito de sostenibilidad (empaquetado, transporte, desarrollo de las smart cities, regulación del tráfico y nuevos servicios de entrega).

Como nos dejó escrito el británico Leslei Poles Hartley, “el pasado es un país extranjero, allí se hacen las cosas de otra forma”. Este artículo ha planteado el futuro del comercio electrónico en la confianza que camina hacia una nueva oportunidad, donde las cosas deben afrontarse de otra forma.

FUENTE:

Manuel Fernández Núñez

Director de Desarrollo de Negocio para Gran Consumo y Retail en Auren

logistica y transporte

Descubre si tu negocio está sometido a los engaños del pasado y libérate ofreciendo una verdadera experiencia de entrega

Logística es una palabra llena de significados. En la Antigua Grecia, los oficiales militares con el título Logistikas eran responsables de los asuntos financieros y de distribución de suministros.

Hoy, esa palabra nos da la impresión de ser algo burocrático, lento, costoso y aburrido. Pero, ¿y si te dijeran que eso no es verdad?

La logística está rodeada de mitos que necesitan acabar ahora. Hemos seleccionado las 10 mayores falacias sobre este sector y vamos a demostrar que es de dinosaurios seguir creyendo que son verdad.

1. La logística no interfiere en la fidelización del cliente

Si todavía piensas eso es porque no percibes cómo la logística puede ser tu aliada en la relación con tus clientes. La tan esperada entrega del producto es fundamental dentro del proceso de compra y es parte de la experiencia que el consumidor tiene con tu marca. Sorprender en ese momento significa conquistarlo. Apuesta por una experiencia de entrega que concuerde con tu marca.

2. Es posible hacer seguimiento del paquete sin tecnología

¿Cómo? Si no tienes un sistema que le informe al cliente dónde y cuándo se entregarán sus productos ¿cómo se puede realizar un seguimiento completo? Los procesos manuales generan ineficiencias que pueden resolverse fácilmente con la ayuda de tecnología.

3. Las rutas no necesitan planificación

Si no puedes planear tus rutas con antelación, debes utilizar un sistema de enrutamiento eficaz. De lo contrario, gastarás mucho tiempo y recursos en rutas no optimizadas, causando ineficiencia logística.

4. La logística de calidad es muy cara

¿Qué consideras caro? ¿Perder tiempo es caro? ¿Utilizar recursos de forma inadecuada es caro? ¿Perder clientes es caro? Con certeza tener una logística automatizada y que proporciona una verdadera experiencia tecnológica de entrega no es caro.

5. La logística es un problema que debe resolver el cliente con el transportista

Si crees que tu marca no se afectará cuando tu cliente esté insatisfecho con el transportista ¡estás equivocado! Lo que puedes hacer es que tu destinatario se responsabilice de la entrega permitiéndole verificar información, corregir errores, ponerse en contacto con el repartidor para coordinar, precisar el momento de entrega y resolver cualquier imprevisto. ¿Cómo? Con rastreo interactivo.

6. Envíos gratis

Todo el mundo adora la idea de cosas gratis, pero eso no existe. Alguien siempre está pagándolas y en ese caso es el consumidor. Entonces, ¿por qué no mostrarle que pagar por un envío de calidad es más ventajoso que la falsa idea de un despacho gratuito que tarda mucho?

7. El rastreo no es en tiempo real

Te engañas si piensas eso. El seguimiento en tiempo real de las entregas no sólo existe ahora, sino que además puede ser interactivo. Imagina esto: tu cliente rastrea la entrega, corrige información y conversa con el entregador para lograr obtener su compra en el momento ideal.

8. Necesitas tener tu propia flota

¿De dónde surge esa idea? Para tener una logística eficiente no es necesario tener tu propia flota, porque puedes contar con comunidades colaborativas. Contar con personas que aprovechan el espacio inutilizado de su vehículo para transportar productos es lo que permite la economía colaborativa. Así es posible que tengas acceso a todo tipo de vehículo, sin ser propietario de ninguno de estos.

9. Las pequeñas empresas son rehenes de los servicios de correo

¡No te engañes! Tu empresa ya no necesita depender de solo una alternativa para entregar. Ahora no sólo es posible, sino que es más viable, que los negocios que más necesitan crecer cuenten con la ayuda extra de empresas disruptivas. En esa lista, tenemos a Shippify ¡por supuesto! 🙂

10. Cuanto más rápido mejor

No sirve de nada que una entrega sea súper rápida si el cliente no tiene a nadie para recibir el producto. Mejor que una entrega rápida, es una entrega hecha en el momento ideal, que siempre es el mejor para tu cliente.

Mito bono

Es imposible hacer una entrega de calidad en Latinoamérica.

¿Puedes imaginar que todavía hay personas que creen esos mitos? ¿Qué tal si dejamos de decir que lo que sucede afuera es mejor que lo que pasa aquí? En Latinoamérica sí existen soluciones que posibilitan una verdadera entrega de calidad y estamos aquí para hacer mucho más que eso. Además de hacer de tu logística una nueva herramienta de marketing para conquistar el corazón de tu cliente, transformamos datos en soluciones logísticas para tener ciudades inteligentes.

online shopping

El e-commerce en estas empresas aumenta más de un 500% durante el confinamiento

 

La transformación digital de las pymes se ha convertido en una necesidad para asegurar su prosperidad económica, debido a la crisis provocada por el Covid-19. De hecho, según datos de la CEC, entre un 20% y un 30% de las tiendas podría no levantar la persiana cuando acabe el confinamiento.

Por este motivo, la capacidad de vender online resulta determinante a la hora de encarar la actual crisis. Así, según datos de la plataforma tecnológica Stuart, desde el comienzo de la pandemia a principios de marzo, los envíos online de las pymes han aumentado un 535% respecto a la semana anterior al comienzo del confinamiento. Y es que la demanda total de peticiones de negocios para realizar envíos a domicilio desde Covid-19 se ha multiplicado por cuatro.

“Debido al momento de incertidumbre actual, es elemental digitalizarse, pero también va a ser importante diferenciar tu marca en un panorama que va a tender a la sobreoferta online debido a los nuevos modos de comprar que tendremos los usuarios tras el confinamiento”, asegura el director general de Stuart en España, David Guasch.

En este periodo, Stuart ha Incrementado por 15 su red de colaboración con pequeños comercios desde el comienzo de la pandemia. Atendiendo a los tipos de negocio que más han crecido durante esta época de crisis, destacan los e-commerce y las cocinas ciegas, pasando de un 5,78% del total, hasta alcanzar un 27% en mayo. Los otros dos tipos de negocios que han aumentado durante el periodo han sido los restaurantes, con un 36,40%, junto a los supermercados y tiendas de alimentación, con un 32,72% del total.

 

Fuente:InfoRetail

ecommerce

El ecommerce se ha convertido en la tabla de salvación de muchos negocios ante la crisis del COVID-19. Incluso muchos establecimientos de primera necesidad que siguen abiertos al público han visto cómo se han incrementado sus ventas online debido a que los consumidores prefieren reducir al máximo sus salidas para cumplir las normas de seguridad. Ahora más que nunca, y ante este crecimiento del sector, las tiendas online deben conocer cómo es el perfil del e-comprador en España para adaptarse a la nueva realidad que nos acompaña. En este sentido, SEUR presenta su cuarta edición del E-shopper Barometer, un informe que analiza las tendencias y perfiles de los compradores online en Europa.

Este éxito del ecommerce durante el Estado de Alarma cobra sentido en un país como España donde, según los datos del E-shopper Barometer, el consumidor online goza de madurez, aunque ligeramente inferior respecto a otros países de Europa. Los compradores online habituales, es decir, los que compran por Internet al menos una vez al mes y que ya representan el 34% del total de los e-compradores, generan el 77% del volumen total del mercado online español, realizando el 12,6% de todas sus compras a través de Internet. Y aproximadamente dos tercios (63%) de los mismos comenzaron a hacer compras online hace más de 5 años.

Este estudio también revela que el 62% de compradores habituales piensa que comprar online reduce en gran medida el estrés de hacerlo en tiendas, y un 84% considera que su experiencia de compra online fue positiva y fácil.

¿Cuántos tipos de compradores online existen?

Una de las novedades de esta edición del E-shopper Barometer es la clasificación en diferentes perfiles de los tipos de compradores online según sus hábitos y comportamientos, así como sus expectativas principales en el proceso de compra.

Del estudio se desprenden tres perfiles diferenciados: los aficionados, los epicúreos y los eco-selectivos. Estos perfiles representan, respectivamente, el 16%, 11% y 20% de los e-compradores en España.

Los aficionados

Se trata de compradores online muy frecuentes, con 6,7 paquetes recibidos en el último mes. Creen que el comercio electrónico es práctico, ahorra dinero, tiempo y reduce el estrés. Además, valoran la facilidad de comprar online y adquieren una gran variedad de tipos de productos (moda, zapatos e incluso alimentos frescos). Los aficionados son e-compradores expertos en el uso de Internet, utilizan el smartphone para sus compras, participan en redes sociales, consultan reseñas y hacen recomendaciones online. Además, para los aficionados es importante conocer la empresa de reparto en el momento de la compra. Por tanto, son compradores online con experiencia y entusiasmo, con un comportamiento digital, conectado, y con preferencia por las compras en el extranjero y por el servicio de entrega/devolución flexible.

Los epicúreos

Esta tipología de compradores compran online con menos frecuencia que los aficionados y son más selectivos. Aprecian lo práctico de las compras online, son muy activos y buscan elementos que les faciliten la vida. Sus categorías de compra preferidas son la moda, productos de belleza/salud, y zapatos. Tienen cierta sensibilidad a los temas medioambientales (el 70% de los epicúreos afirma comprar productos respetuosos con el medioambiente cuando es posible), y además, necesitan que se les tranquilice en todas las etapas del proceso de compra. Buscan la calidad en las empresas de reparto y tienden a devolver más los artículos que han comprado que los aficionados.

Los eco-selectivos

Estos son los e-compradores más ocasionales, debido a que están preocupados por el impacto del comercio en la sociedad y demandan que este sea respetuoso con el medioambiente. De hecho, el 51% de los eco-selectivos está dispuesto a pagar más por productos y servicios que respeten el medioambiente. También son los más restrictivos con las categorías, ya que hay algunos productos que jamás comprarían online. Fundamentalmente compran moda, libros y tecnología. Son los más cuidadosos, las opiniones negativas son una barrera importante para ellos, así como la falta de controles de seguridad. Buscan buenas ofertas y, como el resto de los perfiles de e-shoppers, no discriminan a la hora de hacer compras transfronterizas.

La importancia de un ecommerce sostenible

Los consumidores cada vez reclaman más que las empresas sean responsables con el medioambiente. Son muchos los que se informan de las políticas de RSC de una marca antes de adquirir un producto suyo, e incluso demandan que los proveedores de estas marcas tengan también estrategias que les permitan ser más sostenibles.

El comercio online no escapa a esta tendencia, así lo muestra el E-shopper Barometer, donde el 77% de los compradores online españoles admite que esperan una responsabilidad medioambiental por parte de las empresas, un porcentaje mayor a la media europea que se sitúa en el 70%.

Entre los que reclaman esta responsabilidad, muestran mayor sensibilidad los epicúreos, y, por supuesto, los eco-selectivos que son los más comprometidos, siendo la mitad los que están dispuestos a pagar más por productos y servicios que respeten el entorno.