Entradas

La cuestión más importante en la distribución en frío es el mantenimiento de la cadena y condiciones de baja temperatura durante todo el proceso logístico desde la recepción del pedido y hasta la entrega del producto.

Es esencial mantener constante la temperatura y al mismo tiempo hacer un seguimiento del estado de los productos, sobre todo los más sensibles a los cambios de temperatura.

Esta “obsesión” no es fortuita, se debe tanto al mantenimiento idóneo de las condiciones y características de los propios alimentos como al incremento de su vida útil y posibilidades de entrega y disfrute cara a los consumidores.

Pues bien, el incremento exponencial del comercio electrónico en estos últimos tiempos se ha convertido en una prueba sin precedentes tanto para los productores y fabricantes como para los retailers de alimentos.

La demanda ha crecido en muchos casos, no ha caído, pero el verdadero reto ha sido, y seguirá siendo en tanto en cuanto determinados hábitos de compra y consumo han legado ara quedarse, la distribución, el dominio de la logística y la eficiencia en el proceso y la capilaridad de reparto: el margen de beneficios del canal online de alimentos y bebidas es justo, generalmente oscila entre el 2 y el 4%, y si restamos los productos perecederos que se quedan por el camino y los costes de última milla, puede convertirse más en un quebradero de cabeza que en una oportunidad.

¿Cómo se le puede hacer frente a esta realidad desde la distribución en frío de alimentos?

 

El correcto almacenamiento, la mejora de las condiciones logísticas y de mantenimiento en ese almacén, además de la implementación de herramientas y software que mejoren la trazabilidad de los productos productos alimenticios, serán las claves para aumentar la competitividad de este sector: cerca del 40% de los alimentos listos para consumir se pierden en algún momento del proceso logístico del proceso de compra.

Tanto si son instalaciones brownfield como greenfield, se requiere hoy en día que esa implementación equilibre la eficiencia energética y productividad ya que con varias áreas donde la temperatura incide de diferente manera, la adaptación de cada metro cúbico impacta en mejorar los márgenes de beneficio del sector.

La automatización y el picking, ya tratado en este Blog, son los otros retos que podrán mejorar bastante los intervalos de beneficio que a las empresas de producción y distribución de alimentos les rente el comercio electrónico y reparto a domicilio: la manipulación incorrecta de los productos hace perder bastante margen a esta actividad y para es la automatización una pieza clave para sortear este desafío.

Es en ese punto donde entran empresas altamente cualificadas y especializadas en el reparto de productos alimenticios en frío, como Frostpoint, con ruteros capilarizados, gestión de tiempos monitorizada de principio a fin, flota propia adaptada y una gestión de la logística en almacén eficiente y controlada al detalle, marcan la diferencia para un mayorista de la alimentación.

 

 

 

¿Puede afectar a nuestra salud el que se rompa la cadena de frío? lo primero que tenemos que saber es que la cadena de frío es un sistema de conservación formado por varias etapas que son las que garantizan que un producto congelado o refrigerado no va a perder ninguna de las propiedades en el circuito de distribución, con lo que llega en las mejores condiciones al consumidor final.

Los alimentos mantienen su cadena de frío a una temperatura determinada, siendo garantía para que no haya virus o microbios que puedan dañar el producto que se está conservando. Esta es la razón por la que cuando se mete un alimento en el congelador, tenemos que tener la seguridad de que nada vaya a interrumpir este proceso.

La cadena de frío tiene cuatro fases diferenciadas:

  • Producción
  • Almacenamiento
  • Transporte
  • Venta

Cuando aumenta la temperatura del alimento congelado, el proceso de congelación pasa a revertirse.  Esto hace que el alimento se descongele total o parcialmente. Cuando ocurre esto, el alimento empieza a irse deteriorando, por lo que aparecerán bacterias y demás virus. Cuando la cadena de frío sufre una ruptura, no hay manera de revertirlo.

Además del tiempo, hay que pensar a la hora de mantener los alimentos, lo importante que es fluctuar la temperatura. El ciclo de frío es bastante importante cuando se quiere evitar que se pierdan nutrientes en los alimentos. Si queremos conseguirlo, deben mantenerse los frigoríficos a una temperatura constante en el tiempo.

cadena de frío

La cadena de frío vital para la conservación de los alimentos.

¿Puede afectar a nuestra salud el que se rompa la cadena de frío? lo primero que tenemos que saber es que la cadena de frío es un sistema de conservación formado por varias etapas que son las que garantizan que un producto congelado o refrigerado no va a perder ninguna de las propiedades en el circuito de distribución, con lo que llega en las mejores condiciones al consumidor final.

Los alimentos mantienen su cadena de frío a una temperatura determinada, siendo garantía para que no haya virus o microbios que puedan dañar el producto que se está conservando. Esta es la razón por la que cuando se mete un alimento en el congelador, tenemos que tener la seguridad de que nada vaya a interrumpir este proceso.

La cadena de frío tiene cuatro fases diferenciadas:

  • Producción
  • Almacenamiento
  • Transporte
  • Venta

Cuando aumenta la temperatura del alimento congelado, el proceso de congelación pasa a revertirse.  Esto hace que el alimento se descongele total o parcialmente. Cuando ocurre esto, el alimento empieza a irse deteriorando, por lo que aparecerán bacterias y demás virus. Cuando la cadena de frío sufre una ruptura, no hay manera de revertirlo.

Además del tiempo, hay que pensar a la hora de mantener los alimentos, lo importante que es fluctuar la temperatura. El ciclo de frío es bastante importante cuando se quiere evitar que se pierdan nutrientes en los alimentos. Si queremos conseguirlo, deben mantenerse los frigoríficos a una temperatura constante en el tiempo.

Sucesos como un corte de luz o una avería pueden romper la cadena de frío de nuestros alimentos.

¿Cómo detectamos que se ha roto la cadena de frío?

Pese a que o es algo sencillo, si que hay pistas:
El estado del envase: si la caja de un producto congelado tiene golpes, está sucia o demasiado blanda, nos puede hacer desconfiar.
El tiempo de descongelación: un producto bien congelado, por debajo de los -18 ºC, es poco probable que vaya a descongelarse en 90 minutos.
La formación de escarcha: un alimento bien congelado y cuya cadena de frío no se ha roto no debe tener escarcha ni sobre el alimento ni dentro de la caja o la bolsa.

Esperamos que después de todo esto, tengas un poco más claro todo el tema de la ruptura de la cadena de frío. Teniendo atención al estado de conservación de los alimentos y a la debida refrigeración, minimizaremos los riesgos.

FUENTE: OKDIARIO

¿Qué es la trazabilidad? ¿Para qué sirve?

Según la International Organization of Standardization (ISO), la trazabilidad se compone por ciertos procesos predeterminados que se llevan a cabo para denominar los diferentes lugares y procesos por los que va pasando un producto, desde su origen hacia su destino en la cadena de suministro. Es decir, la trazabilidad es, en definitiva, todos los procesos que un producto recorre desde que es fabricado hasta que es entregado en el lugar que le corresponda. Por tanto, se incluyen los componentes que conforman cada uno de ellos, así como los datos de suministradores y de distribución que pertenezcan a cualquiera de los productos.

trazabilidad en el transporte

¿Cuál es el objetivo de la trazabilidad?

El objetivo que siguen estos procedimientos es el de conocer la dirección y trayecto seguidos por cada artículo, para, de esta manera, saber cuáles son sus componentes y la procedencia de ellos, así como los tratamientos atribuidos al artículos, así como su proceso de distribución que ha seguido. Todas estas acciones son las que, posteriormente, van a posibilitar que optimicemos el producto a través de la información recabada y así poder brindar un producto de más calidad y provecho para el consumidor final. Es decir, conforma procedimientos para mejorar, verificar y asegurar los artículos.

 

Trazabilidad y Logística

Es un aspecto fundamental en la gestión de las operaciones de transporte, sin embargo, no es un elemento del que todo el mundo disponga o tenga implementado. La mayoría de las grandes o medianas empresas, con actividades o relaciones comerciales dedicadas mayoritariamente al transporte de mercancías por carretera, suelen dedicar la mayoría de su tiempo y recursos en realizar un seguimiento manual de los envíos: Esto no sólo genera retrasos en la gestión, sino que podría originar problemas generados a causa de no disponer fácilmente de información suficiente sobre el estado de estos, lo cual provoca una falta de seguridad en los procesos.

Más del 90% de los operadores logísticos que se dedican de forma habitual al transporte de mercancías por carretera en cortas distancias todavía no disponen de los equipos digitales requeridos para obtener información instantánea en relación a cómo y dónde están las cargas ni para acciones de digitalización de los albaranes de entrega. Esta situación tiene lugar debido a que la cadena de suministro del transporte de mercancías se compone por diferentes figuras, fragmentándose entre los diferentes proveedores de transporte que hacen de mediadores entre la primera fase del envío y la última milla. Dicho factor obviamente obstaculiza el procedimiento de realizar el seguimiento continuo de los envíos durante todo el proceso completo de cadena de suministro.

La saturación actual de nuestro mercado incita a los proveedores a subcontratar sus envíos para obtener ingresos extra, actuando como intermediarios. Este tipo de acciones, en caso de realizarse de forma inadecuada, reducen inevitablemente la calidad del servicio y pueden perjudicar a las compañías que necesitan enviar sus artículos y a los conductores cualificados que quieren realizar los envíos.

De esta manera, a través de la utilización de intermediarios las empresas reducen su poder en este sentido, esto significa, que lo más normal es que pierdan el control sobre sus albaranes de entrega.

De igual manera, contamos con la posibilidad de dividir la trazabilidad del producto en tres grupos fundamentales en la logística de la cadena de suministro:

  • Trazabilidad hacia atrás.Consiste en la información e identificación tanto de los productos que llegan a la empresa como del suministrador que la ha proporcionado. El sistema hacia atrás abarca, sobre todo, productos terminados, componentes y materias primas.
  • Trazabilidad interna.Se trata del seguimiento realizado a los productos dentro del negocio en lo relativo a todo lo que pueda terminar con cambios en el artículo para el consumidor. Esto también abarca acciones relativas al manejo de los artículos, su composición, la maquinaria que utilizamos, etc.
  • Trazabilidad hacia delante.Finalmente, entran los productos que se encuentran listos para su transporte con destino en la dirección proporcionada previamente por el cliente o una vez llegue al punto de venta establecido, por tanto, reúne información relativa a cuál es el producto que ha salido de la empresa y al lugar donde se ha entregado.

Esta práctica resulta muy útil para multitud de sectores, entre los que destacan la industria alimentaria o el sector de la construcción debido a la gran mejora que proporcionan en factores como la producción, la gestión de la calidad, menores costes ante posibles fallos o un servicio optimizado hacia el cliente, entre otros.

El resumen es que todos los miembros que participan en este mercado, ya seamos empresas, transportistas o intermediarios, necesitamos soluciones urgentes para poder hacer un correcto y ágil seguimiento del estado de los envíos sin la obligación de intercambiar un sinfín de llamadas y correos.

Por suerte, gracias a la digitalización y los avances tecnológicos, es posible efectuar un seguimiento en tiempo real de la localización de cada mercancía, desde el lugar de origen hasta el lugar de destino. También es posible mejorar otras operaciones tales como la utilización de huecos libres en los muelles de carga, el orden de los itinerarios y las acciones relativas al inventario y la producción, y demás.

trazabilidad alimentaria

 

¿Cuáles son los componentes de la trazabilidad?

Entre estos componentes se incluyen:

  • Los operadores que generan las bases de datos.
  • Los administradores que llevan a cabo este sistema.
  • Aquellas empresas encargadas de llevar a cabo la certificación del sistema.
  • Los dispositivos de identificación.

Asimismo, existen diferentes acciones a registrar con el objeto de hacer una lista de los artículos que han sido recibidos en el negocio, así como las operaciones realizadas y los productos acabados que salen de la empresa.

Algunos de los datos más importantes, de los cuales se recomienda llevar un registro actualizado es:

  • Artículos que se crean.
  • Manera de creación de esos productos.
  • Momento de creación.
  • Materiales que serán el componente principal de los nuevos productos, o sea, las materias primas.

Así, hemos podido comprobar que, para conseguir un correcto seguimiento de cierto producto o mercancía, lo primero será registrar toda la información referente al artículo tanto cuando se fabrica, así como en todas las variaciones que vayan surgiendo con el trascurso del tiempo al encontrarse en continuo movimiento por la cadena de suministro de nuestra empresa. Cabe la posibilidad de que este movimiento se realice de forma normal o en sentido contrario, como el realizado por la logística inversa.

En este sentido, hay un componente dentro de estos procedimientos que resulta de mucha ayuda para ello: el código de barras. Y es que, como es sabido por todos, los códigos de barras están compuestos por barras verticales y paralelas entre sí y una serie de números en la parte inferior. Estos dos factores nos ayudan a identificar el producto y clasificarlo, además de proporcionar información relativa del producto en cuestión.

Toda la información que hay en un código de barras están codificados. ¿Qué quiere decir esto? Pues que vamos a necesitar un dispositivo especial para poder leer esta información como, por ejemplo, un lector de estos códigos, que es el aparato especializado en descodificar la información que contienen los códigos de barras para proporcionarnos una información legible y útil para nosotros, que posteriormente interpretaremos.

En definitiva, es un factor que está bastante unido a las tecnologías y, en ese sentido, las webs, las redes de comunicación, los dispositivos tecnológicos, sistemas informáticos especializados en este sentido, entre otros, son de gran ayuda para mejorar todo el paso de las mercancías por la cadena de suministro hasta llegar al cliente.

 

¿Qué sistemas de trazabilidad existen?

Dentro del método que la constituyen como una adición de los procedimientos autosuficientes que posibilitan la obtención información de la cadena de suministro en relación con la ubicación, la trayectoria y el historial de dicho/s producto/s a lo largo de la cadena entera, lo cual se hace posible a través de vías encargadas de conseguir y procesar esa información. Por tanto, para obtener una información completa y detallada de todos los aspectos relativos a un producto necesitaremos combinar varias herramientas o sistemas de este tipo:

Sistemas de identificación.

Sistemas de identificación del producto, de materias primas o para grabar los chips RFID, entre otros.

Sistemas para la captura de datos.

Sistemas para información sobre materias primas, captura de información en planta y en almacén.

Sistemas para la gestión de información.

Sistemas para imprimir etiquetas, para grabar chips RFID, para almacenar la información capturada previamente o para intercambiar la información con los sistemas de gestión empresariales.

 

Interventores en las operaciones logísticas de transporte

Existen un sinfín de empresas que, pese a que no se trata de su actividad principal, necesitan utilizar servicios de transporte de mercancías a diario. Un ejemplo de ello son los retailers: este tipo de empresas se encargan de vender directamente a otras empresas a través de un modelo B2B o B2C, por lo que dependen del transporte en cualquiera de las dos direcciones que pueden tomarse: necesitan a sus proveedores para conservar sus focos de distribución o depósitos organizados y provistos y a su vez dependen de los operadores de transporte para sustentar sus puntos de comercialización finales.

Existen empresas que tienen una actividad principal más afín con el transporte: nos referimos a los transportistas y proveedores de transporte (los denominados “intermediarios”). Este grupo está formado tanto por los transitarios como por los proveedores logísticos y las empresas de transporte. Este tipo de empresa se ve obligada a brindar siempre un servicio de gran calidad, ya que necesita fidelizar a sus mejores clientes y atraer a nuevos potenciales. Es decir, este tipo de empresa debe mantener un ritmo firme de envíos y entregas de mercancías para que nunca se queden sin los artículos que necesitan. Por ello, no pueden permitirse el lujo de cancelar envíos, sea por los motivos que sea (como no disponer de suficientes vehículos), ya que necesitan tener una óptima ratio de entregas y recogidas realizadas a tiempo. Además, los albaranes de entrega deben confirmarse sin falta, ya que son imprescindibles y facilitan un enfoque activo y efectivo en relación a solucionar los inconvenientes.

 

Trazabilidad, ¿cómo implantarla en la empresa?

Pero la cuestión es que muchas personas se han realizado es “¿qué necesito para tener una buena trazabilidad en mi negocio?”. El implementar un sistema eficaz en el ámbito de la logística del transporte es aún difícil por diversos motivos. En primer lugar, nos enfrentamos a un sector industrial muy fraccionado donde los negocios no colaboran entre sí y no dan con las causas para cooperar en el desarrollo de un sistema de seguimiento estandarizado y efectivo que pueda aplicarse a todo el mercado. Para seguir, debido a esta situación la transparencia en el sector es escasa ya que los proveedores no facilitan a sus clientes el tiempo real sobre la ubicación de los pedidos, los transportes realizados o una información fiable.

La principal razón es debido a que las empresas que subcontratan a otros suministradores no quieren correr el riesgo de que sean los clientes que requieren sus servicios los que establezcan un contacto directo con los propios transportistas ya que podrían pasarles por alto y hacer ellos mismos el transporte necesario.

 

Trazabilidad: ¿por qué es tan importante?

La información sobre estos procedimientos es usada en todas las empresas que participan en operaciones logísticas de transporte. Están en el deber de todos los transportistas como de los intermediarios el asegurarse de que se gestiona de manera adecuada los envíos de sus clientes y de que estos cumplen con todo lo pactado sobre entregas y recogidas realizadas a tiempo. Después, por otra parte, se crea en los clientes la necesidad de poder acceder a un sistema que muestre estos procedimientos para poder asegurar que sus mercancías llegan siempre al cliente correcto y a tiempo para que el nivel de ventas se mantenga constante. Además, en un mundo como en el que vivimos el volumen de carga global es muy elevado y cualquier tipo de retraso supone perdidas en todas las partes involucradas. Es por ello por lo que estos procedimientos son fundamentales en toda la cadena. Mejora la productividad y optimiza las operaciones para garantizar un mejor servicio, así como retrasos o incidentes de cualquier tipo con el objetivo de que la carga siempre llegue segura.

Trazabilidad alimentaria

Por tanto, como podrás sacar en conclusión, estos procedimientos cuentan con muchas aplicaciones como un gran avance para nuestra empresa o negocio a modo de seguimiento de rastreo de los diversos artículos con los que trabajamos. En consecuencia de ello, se puede utilizar en diversos sectores o industrias. Uno de los sectores que más destacan es el de la industria alimentaria. Esto es así debido a que la gran parte de los alimentos tienen que configurar sistemas de seguimiento por norma. Y es que con la trazabilidad alimentaria se persigue la idea de dejar un registro constante del rastro por donde pasan todos los alimentos, a la vez que permitimos que el consumidor final obtenga toda la información correspondiente sobre dichos productos y la gestión de cualquier riesgo que pueda ocasionarse con los alimentos.

En conclusión, una trazabilidad adecuada y un seguimiento óptimo de la cadena de suministro va a provocar ciertas ventajas en lo relativo a los procesos logísticos relacionados con la expedición y con la recepción de la mercancía. Como breve resumen, podríamos comentar el objetivo principal de estos procedimientos como la coordinación y administración óptima de las acciones relacionadas con el control individual de cada partida y lote, así como de la evolución de dicha partida o producto, la detección y análisis de los problemas y el correspondiente perfeccionamiento de la administración de stocks y productos que se encuentran almacenados en nuestras instalaciones.

 

 

mapa Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía

La logística del frío gestiona mercancías altamente sensibles, productos corruptibles en condiciones no controladas que pueden dar lugar a una alerta sanitaria.

Este hecho provoca que las empresas que trabajan con frío se encuentren ante un doble desafío: a los retos de la logística 4.0 se les suman los particulares del sector. En nuestro artículo repasamos las principales áreas de trabajo a las que se enfrentan los responsables de logística en este sector:

Cuatro elementos para una gestión eficaz de la logística del frío

Las siguientes tendencias están transformando la forma de operar de las empresas dedicadas a la logística del frío:

1. Eficiencia energética en el diseño de almacenes y puntos de venta

La contención de los costes de almacenamiento y transporte es un objetivo común en todo tipo de cadena de suministro. Pero, en el caso de la logística del frío, la necesidad de mantener atmósferas controladas y de proteger la continuidad de la cadena de frío acarrea mayores inversiones tanto en almacenes como en vehículos industriales o en puntos de venta final.

En el caso del diseño de almacenes frigoríficos, se parte de la reorganización del espacio para evitar que el consumo energético se dispare. Para ello, muchas empresas optan por sistemas de almacenaje compactos (especialmente si tienen muchos palets de pocas referencias), instalaciones con estanterías autoportantes (que priorizan la altura) y la inclusión de materiales aislantes en la fase constructiva del almacén para evitar la pérdida de temperatura.

2. Control exhaustivo de procesos: temperatura, trazabilidad y movimientos de stock

El avance de las mercancías perecederas a lo largo de la supply chain transita por puntos críticos que amenazan con romper la cadena de frío. ¿Cómo paliar el riesgo que ello supone?

  • Mantener la temperatura bajo control en todo momento: el acortamiento de los plazos de entrega y las tendencias de la logística omnicanal también están presentes en el sector del frío, por lo que se hace imprescindible el control de las condiciones en las que se almacena y se transporta la mercancía. De ahí que se usen sensores especializados en la recogida y transmisión de estos datos a los softwares correspondientes.
  • Asegurar una rigurosa trazabilidad de mercancías: la tecnología RFID se está imponiendo cada vez más en la logística del frío debido a las ventajas que presenta para la identificación automática de mercancías. Estas etiquetas RFID contienen información esencial sobre el producto (lote de fabricación, caducidad, características…) y se comunican con los distintos software sin necesidad de contacto directo para su lectura.
  • Control de procesos exhaustivo: una gestión de stock deficiente en la logística del frío incrementa los riesgos de que la mercancía termine malográndose. Por ello, las reglas FIFO/FEFO se tienen que cumplir de forma estricta desde la fábrica hasta el consumidor. El software ha simplificado el manejo de ingentes cantidades de información y, en el caso del almacén, el SGA funciona como una excelente herramienta de control de stock.
Las estanterías móviles son una opción muy utilizada en los almacenes dedicados a la logística del frío
Las estanterías móviles son una opción muy utilizada en los almacenes dedicados a la logística del frío

3. Máxima rapidez en las operaciones de logística de frío: automatización

El uso de sistemas automáticos en el almacén ha mejorado notablemente la agilidad y la seguridad en la manipulación de productos perecederos en atmósferas controladas. A los versátiles transelevadores de palets o transportadores de palets, se añaden las siguientes soluciones:

  • Pallet Shuttle: en combinación con sistemas de almacenaje compactos, el Pallet Shuttle acelera las operaciones de reposición de stock y de expedición de la mercancía al ahorrar movimientos al carretillero.
  • Estanterías móviles: se usan sobre todo en cámaras de congelación con referencias de media y baja rotación, a las que no se accede con demasiada frecuencia. Compactan el almacén y aseguran un significativo ahorro de espacio y de costes.
  • Picking por voz: facilita la gestiones de picking en almacenes refrigerados donde los guantes pueden ralentizar el manejo de los dispositivos de lectura y escaneo.

4. La sensibilización y formación para profesionales a la altura

A pesar de las nuevas herramientas tecnológicas y de los cambios organizativos, hay un factor que no podemos pasar por alto: los profesionales. La logística del frío requiere de trabajadores que conozcan los procesos al detalle y que estén altamente sensibilizados para garantizar la cadena de frío desde su posición individual.

Por ello, el talento 4.0 también desempeña un papel importante en este reto, puesto que las nuevas tecnologías exigen cada vez más habilidades digitales a los trabajadores.

logistica-4.0

Estamos en plena era tecnológica. No es de extrañar que si ha envuelto todos los ámbitos que conocemos también tiene cabida en la logística. Actualmente hablamos de la logística 4.0.

A lo largo de la historia, todos los avances tecnológicos que han aparecido se han ido aplicando a la logística y al transporte.

Hace solo unos años para planificar cualquier viaje era necesario recurrir a una agencia de viajes. Debido a la complejidad que existía en agrupar conexiones de vuelos o trenes y el regreso, era necesario que nos lo programaran.

Evolución de la logística

Comparado con hoy donde con sólo una búsqueda en Google nos ofrece la posibilidad de combinar vuelos o trayectos a los destinos deseados.

No sólo eso sino aunando diferentes opciones horarias, económicas, recibir las tarjetas de embarque o hacer que te lleguen las alteraciones de vuelos a tu móvil. La tecnología ha conseguido una conectividad y flujo perfectas.

Del mismo modo que sucede en el transporte de personas, con la aparición de la Logística 4.0., estamos obteniendo el en transporte de cargas o mercancías una evolución muy grande.

Se hace un seguimiento del producto en tiempo real, con alertas y flujos de trabajo digitalizados, y todo ello centralizado.

¿Qué significa esto para el fabricante, el remitente y el agente logístico actual?

Básicamente que la planificación de una ruta desde el origen hasta su destino está evolucionando rápidamente hacia un proceso moderno y conectado.

Panorama actual en la logística 4.0

Antiguamente las rutas comerciales bien trazadas y preparadas han dominado el mundo del transporte marítimo. Es cierto que hace unas décadas la gestión de la cadena de suministro también estaba menos globalizada, estas rutas eran eficientes en ese momento pero no en el actual.

Por suerte la complejidad en expansión de rutas comerciales modernas se han encontrado con la expansión en la conectividad y la integración con la nueva logística.

Contenedores inteligentes, palets inteligentes, flotas conectadas digitalmente, puertos totalmente digitalizados y elementos que podemos consultar nosotros mismos con un simple móvil.

Para envíos procedentes de la otra parte del mundo, gracias al seguimiento digital, podemos saber en cualquier momento su punto exacto. Además conocemos otros factores importante como por ejemplo la temperatura dentro de los contenedores para asegurarnos de que nuestra carga llega en perfectas condiciones.

De lo anteriormente citado podemos hacernos una idea de la cantidad de datos que se obtienen de todos estos movimientos, recepciones, rutas, incidencias, etc…

Cuando hablamos de Logística 4.0 no hablamos sólo de datos, si no de darles significado y sentido.

Por ejemplo con la actualización del precio real de rutas podemos mantener costos bajos asegurándonos la capacidad de carga y sus condiciones con los costos más bajos del mercado.

Alquiler de vehículos, conductores, rutas disponibles, etc,  ayudan a las empresas a tener agilidad y flexibilidad a la hora del envío de mercancía y productos.

Beneficios de implantar la Logística 4.0

Al implantarse la logística 4.0 las comunicaciones tanto entre el emisor y el receptor aumentan. Provocando una gran capacidad de reacción ante el enfrentamiento de un problema, como puede ser una huelga mientras tu mercancía esta a bordo, o por ejemplo, la ocupación de espacio en un almacén cuando ese producto se esta necesitando justo en otro sitio.

Actuaciones que antes no se podían prever provocando en muchos casos retrasos, desperfectos en la mercancía transportada, y otros problemas que repercutían en costes económicos, ahora podemos controlarlos.

UNA BREVE HISTORIA DE LA CADENA DE FRÍO.

Cuando hablamos de la refrigeración tenemos que remontarnos a más de 2.500 años, a la cuna de la civilización, lo que hoy conocemos como Irak e Irán. La refrigeración cuenta su inicio desde la civilización Persa. En un clima tan complicado como es el valle del Tigris y el Eúfrates, los persas construían túneles de irrigación que desde las montañas les proporcionaban agua y enfriaba sus alimentos. También son célebres los conos de arcilla denominados Yakhcal que aprovechaban las bajas temperaturas de la noche y la evaporación para hacer hielo.

A pesar de las propiedades y beneficios de esta tecnología, no llego a extenderse masivamente, por lo que la mayor parte del mundo seguía dependiendo de la naturaleza para conseguir el hielo que en invierno se cortaba y almacenaba.

En el Valle del Indo y en Egipto se seguía dependiendo igualmente del enfriamiento evaporatívo para la refrigeración de alimentos y bebidas debido a la climatología de la zona.

No es hasta el siglo XVII en occidente, cuando la nobleza empezó a descubrir las virtudes del hielo. Construyendo edificaciones especiales llamadas casas de hielo, la fabricación de hielo se realiza a partir de la nieve. Eran construcciones subterráneas de ladrillo, con una bóveda en su parte superior y construidas normalmente al lado de fuentes o manantiales de agua y con un drenaje para evacuar todo el agua derretida. El mismo hielo almacenado ralentiza el proceso de descongelación y el aislamiento que ofrecen los bloques de ladrillo, además de paja y serrín mantienen baja la temperatura interior.

El uso del hielo y su aprovechamiento cruzó el Atlántico en el s.SVIII, y fue en América, donde el hielo dejó de ser un lujo exclusivo de la gente adinerada. Por los durísimos inviernos de América del Norte, el hielo se obtenía de manera rápida y sencilla. Para mantener el hielo se usaban cámaras frigoríficas realizadas con madera, los colones americanos comenzaron a conservar los alimentos creando así su propia cadena de frío.

No fue hasta 1851, cuando fue inventada la primera maquina de hielo, traída de Australia e inventada por un escocés, James Harrison, por compresión de vapor. En un primer momento utilizada para enfriar la cerveza, pronto este sistema fue optado por el sector de la carne.

Estas maquinas también fueron instaladas en barcos lo que permitió las exportaciones de fruta y carne de Australia por primera vez al resto del mundo.

Ya a mitad del siglo pasado comenzaron a surgir empresas de logística con nuevos métodos de transporte siguiendo la cadena de frío o refrigeración. Hasta este momento la refrigeración de mercancías era trabajo de los fabricantes o distribuidores. Sobretodo debido a las restricciones y las medidas de seguridad que suponían conservar los productos alimenticios, en perfectas condiciones para su consumo humano, sin ninguna posibilidad de contaminación.

Hoy en día los métodos de gestión en la cadena de frío han cambiado y en empresas como Frostpoint hacemos uso de la más moderna tecnología para conservar la calidad de los productos que transportamos hacia nuestros clientes.

Hoy en día conseguir hielo o refrigerar los alimentos está al alcance de casi cualquiera, pero no debemos olvidar, que la comodidad que nos brinda esta nueva normalidad tiene su origen en un proceso de más de 2.500 años.

Podéis encontrar la primera parte de esta historia en Adame Congelados

 

Apuntamos a espacios que puedan quedar libres en zonas céntricas para reconvertirse en puntos de recogida

La crisis del coronavirus ha “acelerado” la demanda de espacios logísticos, locales y naves en las coronas metropolitanas. Destacamos que más allá de una “tendencia coyuntural”, se espera que la situación se mantenga más allá, en función de los nuevos hábitos de consumo.

La evolución del comercio y los hábitos de consumo van a reforzar este comportamiento en el terciario. Además, muchos locales y espacios que ahora pueden quedar libres en zonas céntricas de grandes ciudades pueden reconvertirse en puntos de recogida y gestión logística.

Más actividad del ‘e-commerce’

La Organización Empresarial de Logística y Transporte cifra en el 50% el incremento de los envíos procedentes del e-commerce en las últimas semanas a raíz de la pandemia de coronavirus y la restricción de movimientos por el estado de alarma. Así,  destacamos que estos cambios se traducen en nuevas necesidades inmobiliarias.

Las operaciones en marzo y abril siguieron la tendencia alcista de los meses anteriores pese a la reclusión y las búsquedas de naves se dispararon un 40% en ambos meses respecto a los dos primeros meses del año.
En cuanto a los inmuebles más demandados, sube la búsqueda de naves principalmente en las provincias de Toledo (+560%), Navarra (+160%), Segovia (+150%), Teruel (+150%) y Albacete (+130%), comparando las búsquedas durante el confinamiento con las de antes del Covid-19. Este incremento en búsquedas de naves se da especialmente fuera de las principales ciudades, en las coronas metropolitanas (+700% en Illescas a las afueras de Madrid o +300% en Reus, Tarragona).

Uno de los grandes afectados por el cambio en el ámbito de comercio minorista serán los centros comerciales, que poco a poco se prevé que vayan adaptando su actividad a las nuevas necesidades y demandas del mercado.

camion Empresa de Transporte de Congelados en Andalucía

Las empresas de transporte con cadena de frío permiten transportar mercancías, generalmente perecederas, manteniendo intactas sus características.

Esto es lo que se conoce como logística del frío. Engloba todas aquellas actividades que garanticen la calidad y correcta conservación de productos como alimentos o medicamentos a lo largo de todo el proceso de distribución.

Por ende, en función de los requerimientos de la mercancía, la normativa ATP establece el tipo de vehículo autorizado para realizar el transporte. Esta normativa es aplicable a viajes terrestres, marítimos y aéreos.

Es el tipo de transporte que más riesgos conlleva, ya que un mal funcionamiento tanto del medio como de la cámara de frío provocaría el deterioro o la pérdida de la carga. Este tipo de servicios multiplica sus riesgos en trayectos internacionales, donde los riesgos aumentan al tratarse de distancias mayores.

Así pues, en la actualidad, son pocas las empresas de transporte con cadena de frío. Sin embargo, en FrostPoint ofrecemos este servicio. Estamos especializados en operaciones de almacenaje y distribución dedicadas y compartidas para asegurar que la mercancía llegue a su destino en condiciones de temperatura óptimas.

IMPORTANCIA DEL BUEN HACER EN EMPRESAS DE TRANSPORTE CON CADENA DE FRÍO

Antes de nada, es preciso entender en qué consiste la cadena de frío. Se trata del proceso o el conjunto de procesos por el que las mercancías son congeladas o refrigeradas. Esto es, sometidas a unas condiciones de temperatura controlada para su transporte. A continuación, vamos a detallar qué diferencia hay entre ambos estados.

• Refrigeración: es un método para transportes de no demasiada duración. Es decir, entre unas horas y unas pocas semanas. Las temperaturas oscilan entre los 0º y los 10º

• Congelación: es un método para una conservación más. Largo plazo. Por tanto, las temperaturas son inferiores a los 0 °C.

Estas temperaturas deben ser mantenidas a lo largo de todo el trayecto. En caso contrario, se rompería la cadena de frío. Las consecuencias de romper la cadena de frío, detectable en el caso de los alimentos, no tanto en el de los medicamentos, puede resultar en pérdidas económicas, pero también en un problema de salud.

Por tanto, las empresas de transporte con cadena de frío deben asegurarse de que sus operativas logísticas cuiden cada detalle.

Así pues, en Frostpoint logística contamos con avanzados sistemas que monitorean y controlan todos los procesos críticos en la recepción, manipulación y almacenaje de productos y pedidos.

Ahora que el confinamiento ha terminado, las empresas afrontarán un escenario que precisará emprender planes de acción dirigidos a la recuperación de negocio y adaptación a la ‘nueva normalidad’, que presentará nuevas oportunidades de crecimiento. El comercio electrónico se constituye como un pilar de desarrollo que tendrá una nueva oportunidad.

Hablamos de una nueva oportunidad, porque con el confinamiento se han derribado barreras que han producido un cambio de tendencia. Así lo manifestaba la directora general de Nielsen Iberia, Patricia Daimiel, el pasado 5 de mayo: “Se está acelerando una tendencia que en condiciones normales habría tardado años en llegar …/… de hecho, una de las cuestiones más importantes que muestran los datos es que el crecimiento de la compra online está afectando a todo tipo de artículos ./… el canal online ya acumula en lo que llevamos de crisis sanitaria un crecimiento del 86,6%. Además, la cuota de este canal en el total del gran consumo ha alcanzado el 2,3%, es decir más del doble (1,2 puntos más) que en el año anterior”.

Durante el mencionado boom, los retailers se han enfrentado a importantes limitaciones operativas causadas por un estrés de la demanda, junto con un cambio en el patrón pedido (volumen y extensión surtido), que han alargado el plazo de entrega y han provocado roturas de inventario. Según Laureano Turienzo, “durante estos meses de crisis ha hecho literalmente crack; Ocado, Amazon, todos los grandes retailers en sus divisiones online, no han sido capaces de atender a una demanda creciente repentinamente en esas dimensiones”.

Estas circunstancias nos indican que los procesos que sustentaban el comercio electrónico no estaban suficientemente preparados para el nuevo comprador. Sin embargo, ello plantea una nueva oportunidad que requiere dotar al sistema de mayor velocidad y flexibilidad. Por tanto, si apuntamos el comercio electrónico como futuro irrenunciable, debemos plantearlo como una parte relevante de la estrategia corporativa, dotándole de recursos complementarios pero diferenciados del resto de canales.

Tengamos en cuenta que el comercio electrónico presenta diferentes panoramas por categorías de producto, unas con mayor arraigo y cuota (ocio, moda, teleco, electro, textil…), mientras que otras aún se presentan incipientes y marginales (hogar, alimentación, bebidas, frescos…). Este artículo trata de las oportunidades para el comercio electrónico en su conjunto, aunque versará especialmente sobre los retailers de alimentación y las categorías que presentan mayor potencial de crecimiento.

Cómo desarrollar el avance del e-commerce
En una encuesta realizada a 30 ejecutivos (16 marcas de gran consumo y 14 cadenas de retail), podemos observar las materias principales a desarrollar (ver cuadro inferior). Preguntados sobre las tres materias más importantes para aumentar las ventas en el canal online, destaca en primer lugar la logística y operaciones, seguida por el marketing digital y, en tercer lugar, las plataformas web. Adicionalmente, se ha tratado de calificar el grado de madurez de los aspectos a considerar en cada materia, obteniendo una valoración en el conjunto de 3 sobre 5, que sobrepasa el aprobado, pero constata que aún queda camino hacia su madurez.

A continuación, se presentan brevemente los puntos más relevantes en cada materia y se dedica mayor extensión en logística y operaciones, por ser la más destacada en importancia para desarrollar el canal y que presenta el menor grado de madurez (20,0% y 2,6 respectivamente).

PLATAFORMAS WEB. En la encuesta realizada, esta materia ha resultado destacada en tercer lugar de importancia (16,7%) para el desarrollo del canal y, así lo constata también la ratio de abandono de los carritos de compra que está situado en un 65%. Su grado de madurez se sitúa en un aprobado alto (3,1 vs 5). Básicamente, se interpreta que los usuarios desconfían o no navegan cómodamente. Para ganar en confianza y mejorar la tasa de conversión, se precisa invertir en dos frentes: por una parte, en protocolos de seguridad y sistemas más robustos; por otra, en fortalecer atributos como usabilidad, agilidad y velocidad de navegación. En este sentido, Pablo de la Rica, de Aecoc, resalta que “el mercado chino puede ser un referente del rol que tiene que jugar la tecnología como facilitadora en el comercio y la restauración, tanto en espacio físico como en el canal online”.

AVANCES TECNOLÓGICOS. El 50% de los usuarios de internet está accediendo a través de dispositivos móviles, por lo que la adaptación del sistema de comercio electrónico a toda la oferta disponible de dispositivos móviles es ya un factor clave para incrementar las ventas en este canal. El avance de las nuevas tecnologías resultará fundamental para potenciar el comercio electrónico. Por ejemplo, la implantación del sistema de comunicación 5G habilitará una red más potente, segura y veloz, favoreciendo la transmisión de datos donde el tiempo resulta un factor crítico en este ‘canal de la inmediatez’.

GESTIÓN DEL SURTIDO. Esta materia entronca con la estrategia que marque la empresa para el desarrollo de su comercio online. Las empresas optan por una oferta recortada de su portafolio generando frustraciones entre los clientes motivadas limitaciones operativas y de rentabilidad. Las marcas ofrecen un surtido aún más recortado que los retailers utilizando este canal para pulsar al consumidor con productos en lanzamiento, promoción o selectos. La decepción entre el producto ofrecido y buscado puede estar frenando el desarrollo del comercio electrónico. En cualquier caso, el surtido necesita adaptarse y evolucionar con la experiencia de cliente por lo que tenderá a adaptarse a modelos omniclientes. Según apunta Javier López Calvet, “en food hay bastante coherencia entre el surtido off y on que ofrecen los retailers; las diferencias en non food vienen por la integración o no del marketplace”.

Adicionalmente, para mejorar la tasa de fidelización, resulta clave garantizar la disponibilidad del inventario desde el mismo momento de registrarse el pedido. Así mismo, para ganar confianza, se recomienda seguir mejorando las ilustraciones del producto ofrecidas en la plataforma y la información sobre sus especificaciones y la procedencia.

POLÍTICA DE PRECIOS Y OFERTAS. Para un retailer, el precio de venta en el canal online responde a una ecuación de valor diferente al precio en lineal o en cabecera de góndola. El precio de un producto en el canal online depende intrínsecamente del valor del servicio y fiabilidad que se aporta en la entrega. Para las marcas que operen en el canal online, el precio depende igualmente del margen y coste inherente a la gestión integrada -propia o subcontratada- y, por tanto, de la oferta de valor. Por tanto, en ambos casos, la ecuación de margen seguirá siendo crítica y el precio debe estar intrínsecamente vinculado al aporte de valor que percibe el cliente, que siempre estará dispuesto a pagar un diferencial cuando se cumplen sus expectativas y necesidades.

Otra cuestión por resolver es si los gastos de envío se deberían repercutir adicionalmente al cliente, o deberían quedar integrados en el cómputo de la oferta de valor (precio). El 80% de los clientes de comercio online busca empresas que les realicen el envío gratuito o, dicho de otra manera, sin costes adicionales. En este aspecto, Javier López apunta que los gastos de envío son “el factor precio al cual se muestran más sensibles los clientes”. En igual sentido, Juan Pedro Agustín agrega: “los gastos de envío gratuitos, en ocasiones, el cliente los percibe como la mejor promoción”. En definitiva, resulta clave centrarse en la determinación de la oferta de valor, poniendo foco en la mejora de la eficiencia de los procesos logísticos para preservar el margen.

SISTEMA DE PAGOS. Esta materia ha sido valorada en la encuesta con un grado de madurez notable (3,5 vs 5). No obstante, sigue siendo crítica en términos de seguridad cuando un 67% de los detractores de las compras online se manifiesta reacio a facilitar información en internet. Resulta fundamental no solicitar por este canal más información de la necesaria y garantizar su confidencialidad y uso en cumplimiento de la regulación de privacidad de datos. Asimismo, es necesario ofrecer que los consumidores puedan elegir entre los principales medios de pago y dispositivos digitales que mejor se adapten a sus posibilidades y confianza.

Adicionalmente, se reclama que las pasarelas de pago resulten eficaces para detectar fraudes, a la vez que ágiles para acelerar la velocidad de la transacción. Según explica el business developer en Asia de Telepizza, Julio Ceballos, “todo el entorno digital chino es de ciencia ficción para Occidente…/…nos llevan años de ventaja en cuestiones como el pago”. Por ello, las tiendas online deben seguir avanzando para alcanzar mayor grado de madurez en términos de fiabilidad, rapidez y seguridad de las modalidades de pago.

LOGÍSTICA Y OPERACIONES. Esta materia ha destacado como la más relevante para los encuestados (20,0%). Al mismo tiempo, su grado de madurez, es decir, la necesidad de seguir desarrollándose ha sido valorada con 2,6 sobre 5, por lo que apunta mucho camino por recorrer. Esto se confirma cuando las incidencias por impuntualidad y faltas en las entregas resulta la segunda causa de reclamaciones.

Para cubrirlo, se requiere, robustecer todos los procesos desde la captura del pedido hasta su despacho con una visión integral de 360º, a través de una logística integrada basada en la gestión inteligente de datos (IA) aplicando metodologías agilelean y kaizen. Con ello, se habilitará mejora en el margen y confianza en los usuarios.

A continuación, se proponen 12 oportunidades hacia la logística integrada:

– Sincronización de procesos: planificación de la demanda, aprovisionamiento, gestión de inventario, gestión de pedidos, expediciones, transporte (propio, operador, courier…) y confirmación de la entrega.
– Prevision dinámica de la demanda en base a algoritmos definidos por tipología de cliente, ámbito geográfico, clima, eventos y estacionalidad.
– Fiabilidad de la disponibilidad del inventario gestionado en tiempo real (stocks conectados e integrados).
– Rediseño del modelo de preparación de pedidos (desde tienda, hub zonal…)
– Rediseñar las redes de distribución y de localización del inventario por diferentes categorías de producto (tienda, almacenes intermedios y hubs).
– Trazabilidad del pedido en tiempo real y conectada con el cliente.
– Potenciar la colaboración con agentes externos que fortalezca el sistema integrado de control (monitorización, confirmación de las entregas, gestión incidencias y atención al cliente).
– Ofrecer modalidades alternativas de entrega.
– Mejorar la tasa de entrega al primer intento.
– Reducir la ratio de entregas fallidas.
– Política de devoluciones poniendo al cliente en el centro.
– Rediseño e integración de los procesos de logística inversa.

En operaciones, todo se arregla con los costes, pero si no hay costes eficientes se reduce el margen y se limitan oportunidades de ventas.

POLÍTICA DE DEVOLUCIONES. Esta materia ha sido puntuada en la encuesta en un nivel intermedio en términos de madurez (3,1 sobre 5) aunque se presenta como uno de los motivos más negativos para los usuarios del canal. Desde el mismo momento que realiza el pedido, el cliente está pensando sobre la complejidad para devolverlo en caso de que no cumpla con sus expectativas. En ocasiones, se exigen requisitos como tarifas adicionales por devolución, conservar precintos, envoltorios y embalajes, entrega en puntos de recogida, entregas en tienda, etcétera, que suponen molestias para el cliente. Por todo ello, dotarse de una política de devoluciones garantista que proteja al consumidor y comunicarla de manera clara genera confianza y rompe con una de las barreras más relevantes de la venta electrónica.

SERVICIO AL CLIENTE. Igualmente, es una materia puntuada en la encuesta con un nivel medio de madurez (2,8 sobre 5). En efecto, un 65% de los compradores online manifiesta haber abandonado una compra por no poder resolver sus dudas en ese momento por falta de soporte. La mayoría de los sistemas de atención a clientes aportan, únicamente, un email eliminando con ello un atributo clave de la venta online: la inmediatez. Por ello, mientras se sigue avanzando en la implantación de atributos de usabilidad, agilidad y velocidad de navegación, poniendo al cliente en el centro, se recomienda ofrecer un soporte de call center rápido y eficaz y, al mismo tiempo, puede resultar un buen testador para pulsar y medir el nivel de satisfacción (encuestas y opiniones).

MARKETING DIGITAL. Esta materia ha resultado destacada en segundo lugar de importancia (16,7%). Durante el confinamiento, un elevado colectivo de consumidores ha experimentado la compra digital por lo que se ha visto reforzado claramente este canal. Según recoge infoRETAIL (05/05/2020): “El confinamiento también ha producido un aumento de los e-shoppers. En concreto, se han sumado a la compra digital uno de cada cinco españoles, lo que supone un 20% más de usuarios”.

El comercio electrónico transita hacia una nueva oportunidad de desarrollo. Para preparar su escenario futuro, se precisará seguir impulsando las técnicas de marketing digital dirigidas a la captación, retención y fidelización de clientes extendiendo el uso de la IA para segmentar por patrones de consumo y personalizar los perfiles de los consumidores con criterios basados en experiencia de cliente (escuchar la opinión de los clientes). Según Laureano Turienzo, “el big data se va a volver aún más clave en un escenario mucho más difícil, en el que los consumidores en los próximos meses van a ser más reacios a consumir alegremente”.

Conclusiones
Partiendo de la prueba de estrés que está teniendo el comercio electrónico, las empresas afrontan el reto de retener y ampliar la base de nuevos consumidores de comercio electrónico. Para afrontarlo, se propone, en modo de decálogo, lo siguiente:

– Necesidad de redefinir su estrategia dotándola de recursos propios en lugar de actividad comercial complementaria que comparte recursos.
– Robustecer los procesos, sistemas, infraestructura y equipos alineados para garantizar la cobertura flexible y dinámica.
– Es momento de consolidar una logística integrada y eficiente, capaz de compartir información en tiempo real.
– Gestionar la rentabilidad y política de precios apoyadas, con firmeza, en la oferta de valor y en la eficiencia de los costes operativos (logística integrada).
– Reposicionar al omnicliente en el centro (customer centric).
– Invertir decisivamente en técnicas de marketing digital para la captación, retención y fidelización de clientes potenciando el uso de IA y de escuchar al cliente.
– Ofrecer una política de devoluciones garantista (customer centric).
– Seguir avanzando en protocolos de seguridad.
– Fortalecer la fiabilidad, seguridad y rapidez en los medios de pago.
– Incluir en el canal el propósito de sostenibilidad (empaquetado, transporte, desarrollo de las smart cities, regulación del tráfico y nuevos servicios de entrega).

Como nos dejó escrito el británico Leslei Poles Hartley, “el pasado es un país extranjero, allí se hacen las cosas de otra forma”. Este artículo ha planteado el futuro del comercio electrónico en la confianza que camina hacia una nueva oportunidad, donde las cosas deben afrontarse de otra forma.

FUENTE:

Manuel Fernández Núñez

Director de Desarrollo de Negocio para Gran Consumo y Retail en Auren

logistica y transporte

Descubre si tu negocio está sometido a los engaños del pasado y libérate ofreciendo una verdadera experiencia de entrega

Logística es una palabra llena de significados. En la Antigua Grecia, los oficiales militares con el título Logistikas eran responsables de los asuntos financieros y de distribución de suministros.

Hoy, esa palabra nos da la impresión de ser algo burocrático, lento, costoso y aburrido. Pero, ¿y si te dijeran que eso no es verdad?

La logística está rodeada de mitos que necesitan acabar ahora. Hemos seleccionado las 10 mayores falacias sobre este sector y vamos a demostrar que es de dinosaurios seguir creyendo que son verdad.

1. La logística no interfiere en la fidelización del cliente

Si todavía piensas eso es porque no percibes cómo la logística puede ser tu aliada en la relación con tus clientes. La tan esperada entrega del producto es fundamental dentro del proceso de compra y es parte de la experiencia que el consumidor tiene con tu marca. Sorprender en ese momento significa conquistarlo. Apuesta por una experiencia de entrega que concuerde con tu marca.

2. Es posible hacer seguimiento del paquete sin tecnología

¿Cómo? Si no tienes un sistema que le informe al cliente dónde y cuándo se entregarán sus productos ¿cómo se puede realizar un seguimiento completo? Los procesos manuales generan ineficiencias que pueden resolverse fácilmente con la ayuda de tecnología.

3. Las rutas no necesitan planificación

Si no puedes planear tus rutas con antelación, debes utilizar un sistema de enrutamiento eficaz. De lo contrario, gastarás mucho tiempo y recursos en rutas no optimizadas, causando ineficiencia logística.

4. La logística de calidad es muy cara

¿Qué consideras caro? ¿Perder tiempo es caro? ¿Utilizar recursos de forma inadecuada es caro? ¿Perder clientes es caro? Con certeza tener una logística automatizada y que proporciona una verdadera experiencia tecnológica de entrega no es caro.

5. La logística es un problema que debe resolver el cliente con el transportista

Si crees que tu marca no se afectará cuando tu cliente esté insatisfecho con el transportista ¡estás equivocado! Lo que puedes hacer es que tu destinatario se responsabilice de la entrega permitiéndole verificar información, corregir errores, ponerse en contacto con el repartidor para coordinar, precisar el momento de entrega y resolver cualquier imprevisto. ¿Cómo? Con rastreo interactivo.

6. Envíos gratis

Todo el mundo adora la idea de cosas gratis, pero eso no existe. Alguien siempre está pagándolas y en ese caso es el consumidor. Entonces, ¿por qué no mostrarle que pagar por un envío de calidad es más ventajoso que la falsa idea de un despacho gratuito que tarda mucho?

7. El rastreo no es en tiempo real

Te engañas si piensas eso. El seguimiento en tiempo real de las entregas no sólo existe ahora, sino que además puede ser interactivo. Imagina esto: tu cliente rastrea la entrega, corrige información y conversa con el entregador para lograr obtener su compra en el momento ideal.

8. Necesitas tener tu propia flota

¿De dónde surge esa idea? Para tener una logística eficiente no es necesario tener tu propia flota, porque puedes contar con comunidades colaborativas. Contar con personas que aprovechan el espacio inutilizado de su vehículo para transportar productos es lo que permite la economía colaborativa. Así es posible que tengas acceso a todo tipo de vehículo, sin ser propietario de ninguno de estos.

9. Las pequeñas empresas son rehenes de los servicios de correo

¡No te engañes! Tu empresa ya no necesita depender de solo una alternativa para entregar. Ahora no sólo es posible, sino que es más viable, que los negocios que más necesitan crecer cuenten con la ayuda extra de empresas disruptivas. En esa lista, tenemos a Shippify ¡por supuesto! 🙂

10. Cuanto más rápido mejor

No sirve de nada que una entrega sea súper rápida si el cliente no tiene a nadie para recibir el producto. Mejor que una entrega rápida, es una entrega hecha en el momento ideal, que siempre es el mejor para tu cliente.

Mito bono

Es imposible hacer una entrega de calidad en Latinoamérica.

¿Puedes imaginar que todavía hay personas que creen esos mitos? ¿Qué tal si dejamos de decir que lo que sucede afuera es mejor que lo que pasa aquí? En Latinoamérica sí existen soluciones que posibilitan una verdadera entrega de calidad y estamos aquí para hacer mucho más que eso. Además de hacer de tu logística una nueva herramienta de marketing para conquistar el corazón de tu cliente, transformamos datos en soluciones logísticas para tener ciudades inteligentes.